Buzón de Voz

Tecnocracia "como dios manda"

Una vez descontadas esas encuestas que con una muestra mínima se atreven a adjudicar escaños en provincias donde han respondido uno o ningún ciudadano, lo cierto es que los sondeos electorales coinciden en que el 20-N va a pintar de azul el mapa de España. Una paliza histórica del PP sobre el PSOE. Tal contundencia en el diagnóstico explica que un Rajoy obsesionado por ofrecer su perfil más contenido cediera ayer en Valencia, por primera vez en campaña, a la tentación de botar sobre el escenario y proclamar: "Amigas y amigos, creo que vamos a ganar las elecciones". La demoscopia indica que el deseo entre la población por cambiar de médico es muy superior a la necesidad de conocer las recetas alternativas para curar la enfermedad. La prensa internacional se asombra por la "ambigüedad" de Rajoy, un dirigente capaz de acusar al presidente del Gobierno de "traicionar a los muertos" por ETA y de afirmar después que se ha conseguido la paz "sin concesiones políticas". Lo cierto es que ni el final del terrorismo, ni el debate entre Rubalcaba y Rajoy, ni siquiera la evidencia de que España ha esquivado (al menos por ahora) la voracidad de los mercados parecen servir para recuperar un solo voto de las indignadas huestes socialistas. Europa asiste impertérrita a la imposición de la tecnocracia sobre la democracia, y lo que por ahí triunfa como gobiernos "de carácter técnico", aquí se traduce como "lo que hay que hacer, como dios manda". O no, que diría Rajoy.