Buzón de Voz

Refundando la democracia

El peligro que encierra el Gobierno que hoy se estrena en Italia no es el "carácter técnico" de sus miembros, sino el hecho de que este Ejecutivo no responda a un programa electoral refrendado por las urnas. Tras la catástrofe de Lehman Brothers se proclamó la necesidad de "refundar el capitalismo", y a fecha de hoy es el capitalismo quien está refundando la democracia. Lo criticable no es que Mario Monti nombre ministros a economistas, juristas, empresarios o profesores de universidad. ¿Por qué estos "técnicos" van a ser más fiables que los economistas, abogados, químicos, registradores de la propiedad o catedráticos que se presentan a las elecciones? Lo peligroso es que el flamante Super Mario presuma al anunciar sus nombramientos de que "la ausencia de políticos hará que sea un Gobierno más sólido". La solidez de la democracia exige que al Gobierno accedan mujeres y hombres entregados al servicio público, con la mejor formación posible y capaces de tomar decisiones políticas beneficiosas para el interés general. Para el asesoramiento técnico está la Administración Pública, donde hay funcionarios capacitados y especializados a los que los tecnócratas, por cierto, están empeñados en enviar al paro en media Europa. Cansa ya la insistencia en el "nivel técnico" de un Gobierno presidido sin elecciones por un asesor de un gran banco de inversiones y cuyo número dos será el hasta ahora consejero delegado del segundo banco de Italia. Mucho técnico... bancario.