Buzón de Voz

La carta que también oculta Rajoy

Han bastado diez días desde su investidura como presidente del Gobierno para que Mariano Rajoy se tragara uno de los sables fundamentales del ideario del PP: "subir impuestos es un disparate estratosférico". Eso era antes. Ahora, bajo el tragicómico eufemismo de un "recargo complementario y temporal de solidaridad", el nuevo Gobierno considera imprescindible subir de inmediato el IRPF a todos los contribuyentes con la justificación de que el déficit público (sobre todo el autonómico) va a ser mayor del previsto. Con las medidas tomadas el viernes, Rajoy ha demostrado que puede incumplir perfectamente una de las pocas promesas claras que hizo durante años desde la oposición, porque lo prioritario para él es atender los "compromisos de España con Europa". ¿Y cuáles son esos compromisos? El propio Rajoy exigió (con razón) de forma contundente a Zapatero en el Congreso que hiciera pública la carta que el pasado 4 de agosto le remitieron el entonces presidente del BCE y el gobernador del Banco de España con exigencias de una serie de medidas concretas a cambio de ayuda en la crisis de la deuda soberana. ¿A qué espera Rajoy para hacer pública esa carta incluida en el "impecable" traspaso de poderes? Los ciudadanos, como él mismo dijo, tienen todo el derecho a conocerla, no porque esas exigencias justifiquen recortes que hasta ahora se han demostrado inútiles e injustos para salir de la crisis, sino por una simple cuestión de transparencia.