#recargarPSOE (de verdad)

Si Rubalcaba ha centrado su propuesta a la Secretaría General del PSOE en las ideas de “cambio y unidad”, Carme
Chacón presentó ayer su alternativa sobre el trípode de “coherencia, respeto y participación”. Las cartas están sobre la mesa y hoy arranca una partida que decidirá el liderazgo interno del PSOE tras el abismo electoral en el que cayó el 20-N.
Lo importante en esta carrera no son las obvias coincidencias entre dos políticos que comparten principios ideológicos y una trayectoria común (aunque con distinto peso decisorio) como miembros de los gobiernos de Zapatero. Son las diferencias entre ambos y la credibilidad de sus mensajes los elementos que pueden condicionar el apoyo que reciban. Chacón pone el acento en la importancia de la coherencia. “Si decimos primarias, hacemos primarias; si decimos izquierda, hacemos izquierda”. Es una forma clara de resumir en un solo concepto el doble problema de credibilidad del PSOE. Hacia “fuera”: el electorado progresista no acepta que los suyos ejecuten recetas propias de la derecha. Hacia “dentro”: los militantes rechazan que se les “venda” democracia interna si luego se abortan las opciones reales de practicarla. Rubalcaba y Chacón pelean el voto de cada delegado en todas las circunscripciones, y serán los militantes (en esta fase) quienes decidan quién representa de verdad el imprescindible “cambio” socialista. Lo de “salvar los muebles” no basta. Hay que reformar la casa para evitar la ruina.