Buzón de Voz

Situación "excepcional"

Los mercados se acostaron el viernes dejando de nuevo disparadas las primas de riesgo de la zona euro. La española subió a 385 puntos, nivel que confirma lo patético de aquellas proclamas del PP en las que ridiculizaba al Gobierno anterior como causante de todos los males y pronosticaba una mejoría instantánea del diferencial de la deuda en cuanto Rajoy pisara la Moncloa. Sería igualmente absurdo aplicar ahora al equipo del PP la medicina de la que abusaba en la oposición, porque lo cierto es que de esta no se sale con varitas mágicas nacionales, sino con una rectificación profunda del enfoque europeo contra la crisis. El problema es que esa rectificación no existe, sino todo lo contrario. El nuevo Gobierno asume que el país está en recesión y su receta consiste en podar hasta la última rama del gasto público, reducir salarios y subir impuestos, una pócima cuyos efectos sólo pueden agravar la recesión y multiplicar el paro. Arranca la semana con la vista puesta en esa peligrosa prima cuyo control dependerá de las ganas de Merkel

y del BCE de controlar su ascenso. Aquí no puede haber cien días de confianza porque, como dice la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, la situación "es excepcional". Si la excepcionalidad justifica que un Gobierno entierre sus promesas, también debería exigir que su máximo responsable, Mariano Rajoy, diera la cara y explicara, al menos, qué piensa proponer a sus colegas europeos para superar juntos esta situación "excepcional".