Buzón de Voz

‘Merkozy’ mueve ficha

Con tres años de retraso y un coste incalculable para los bolsillos de los ciudadanos europeos, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy han firmado a cuatro manos un documento de seis páginas en el que ponen el foco en el impulso del crecimiento económico y en la lucha contra el desempleo. Es la primera vez que lo hacen desde el estallido de la crisis económica y financiera que ha dejado en la UE (hasta el momento) a 24 millones de personas en el paro, más de cinco millones en España. Hasta ahora, el dúo conocido como Merkozy no contemplaba en sus propuestas los conceptos de crecimiento o creación de empleo. Austeridad, rigor, reducción del gasto, cumplimiento del objetivo de déficit, rebaja del endeudamiento... Todos los elementos básicos de la receta implantada por los mercados y exigida por el núcleo duro de la Unión Monetaria al resto de países miembros han ido formando una especie de bucle en el que la premisa de austeridad para reducir el déficit lleva directamente a la caída de ingresos, que a su vez conduce a la recesión y, por tanto, al incumplimiento del objetivo de déficit. La nueva propuesta que Alemania y Francia presentan para su aprobación en el Consejo Europeo del próximo 30 de enero no asume el fracaso de ese camino ni cambia la medicina de la austeridad por la del estímulo. Es tímida y huele a intereses electoralistas del citado tándem, pero al menos supone una pequeña luz en este túnel oscuro por el que deambula Europa desde hace años.