5 de febrero

Política al servicio de la economía
En España se critica a Evo Morales por haber retirado un aumento del impuesto sobre la gasolina que el pueblo desaprobó con marchas y manifestaciones y a Hugo Chávez por haber llamado, en directo desde la televisión, al jefe del banco filial del BBVA en Venezuela y haberlo amenazado con la nacionalización del banco si incumplía la legislación negando créditos a ciudadanos que estaban construyendo sus viviendas. Vaya. Son dos ejemplos de mandatarios que cumplen con lo que se espera de la democracia: 1) si el pueblo no está de acuerdo con una medida, el Gobierno rectifica, y 2) los países exigen a los bancos, y no al contrario. Nuestros gobernantes hacen todo lo contrario. El actual Gobierno, pero el de Rajoy haría lo mismo o peor, ha impuesto la reforma laboral y la de las pensiones, y ha ayudado a bancos privados con dinero público sin exigirles nada, de manera que estos niegan créditos y empeoran la crisis.
Jordi Oriola i Folch Barcelona

Referéndum sobre el pacto en CCOO y UGT
El pacto que han firmado los sindicatos CCOO y UGT y el Gobierno no sólo no mejora las condiciones de las que se partía, sino que las empeora bastante. La excusa de los negociadores ha sido que las que proponía el Gobierno eran aún peores, pero finalmente se va a alargar la edad de jubilación hasta los 67 años y a aumentar los años de cotización para cobrar íntegra la pensión. Cabe preguntarse: ¿qué han logrado los dos sindicatos firmantes? ¿Han tenido miedo a plantear otra huelga general? ¿Qué parte del presupuesto de las políticas activas de empleo se va a destinar a formación? ¿Creen que el sentir mayoritario de sus bases apoyará lo firmado? Yo, que estoy afiliado a uno de ellos, no.
Como este pacto tendrá repercusión sobre muchas generaciones, sería conveniente convocar un referéndum para que las bases se manifiesten.
Antonio Ortiz Ortiz Sevilla

La principal causa del paro en España
En medio de la conmoción, la desesperación y el enfado ocasionados por la crisis, la mayoría de los españoles parece haber dado crédito a ciertas versiones interesadas, archirrepetidas en numerosos medios que, simplemente, le echan la culpa de todo al Gobierno. Eso no es así.
Tres fueron los factores decisivos que desencadenaron nuestra crisis: la Ley del Suelo del Gobierno de Aznar de 1998, que convertía a España en un solar en potencia y los bajos tipos de interés existentes en ese momento y la posterior adopción del euro como nueva moneda en enero de 2001, que hizo que el dinero negro aflorara y se blanqueara en el sector inmobiliario. Como consecuencia, los precios subieron, lo que atrajo a los especuladores y a fondos de inversión de todo el mundo. Así se originó la burbuja inmobiliaria.
El problema del crédito se debe en gran medida a que, durante los años de la burbuja, los bancos y sobre todo las cajas prestaban de forma irresponsable, a pesar de que ya conocían el precedente de la burbuja inmobiliaria de Japón y las graves consecuencias económicas que acarreó. En suma, pienso que la crisis financiera internacional llegó a España tras el desplome del ladrillo, principal causante de nuestros males actuales.
Mariano González Ambou Alicante
Muros contra el derecho a emigrar
Tendrá 12 kilómetros de largo por tres de alto y 15 de ancho. Será un muro de sirga tridimensional, como el de Ceuta y Melilla, y se construirá con fondos de la UE en la frontera entre Grecia y Turquía. La necesidad de adoptar medidas de urgencia para hacer frente a lo que está sucediendo en las fronteras de Europa no debería ser incompatible ni puede sustituir al compromiso real de abordar las causas que originan los movimientos migratorios actuales.
El diagnóstico nos lleva a confirmar que son los desequilibrios y las diferencias socioeconómicas y políticas entre países los que dan lugar a movimientos migratorios que difícilmente pueden ser calificados de voluntarios. Para ser contrarrestados, requerirían medidas que equilibren la distribución de la riqueza y garanticen la participación equitativa de todos los países en los beneficios de la globalización económica.
Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares (Madrid)

El rumbo de los acontecimientos
Escuchamos de manera insistente términos como reforma y flexibilidad, acepciones que, mientras para unos son sinónimo de sostenibilidad y progreso, para otros equivalen a merma y retroceso. Si la sociedad actual es el fruto de las corrientes transformadoras del pasado, la del futuro estará condicionada por las huellas del presente, por la configuración del modelo social que ahora esculpimos. Con sus errores y aciertos, las últimas décadas han procurado a la población europea cotas de bienestar nunca logradas a lo largo de la historia; así pues, lo inteligente es continuar haciendo las reformas guiados por el interés general. Para ello, es imprescindible hacer un reajuste en la jerarquía de valores y un cambio de comportamientos. Sin duda, sería una grave torpeza y equivocación tomar rumbos que condujeran a situaciones sociales como las de Túnez o Egipto.
Alejandro Prieto Orvíz Gijón (Asturias)

Comprar billetes a través de internet
Me pregunto por qué en España seguimos pagando, de media, más que otros países en telefonía móvil y transporte de viajeros. Me da rabia que, por ejemplo, en Reino Unido puedo reservar por internet un autobús de Londres a Birmingham a cinco días vista por tan sólo 3,5 libras (unos cuatro euros) mientras que reservar un autobús de Madrid a Valladolid (una distancia similar) con la misma antelación cuesta unos 15,50 euros. ¿Por qué no se premia al cliente que compra por adelantado en internet, lo que conlleva un enorme ahorro para las empresas? Es un abuso que hay que parar.
Abel Díez de Lucas Alcobendas (Madrid)