Cartas de los lectores

5 de noviembre

La credibilidad de Mario Draghi
Si ya de por sí resulta escandaloso que un personaje con el currículum ético de Mario Draghi esté al frente del Banco Central Europeo, lo es aún mucho más que se haya decidido confiarle una función pública de esa trascendencia. Habiendo sido uno de los principales ejecutivos para Europa de Goldman Sachs –esa entidad que bajo su dirección asesoró fraudulentamente al anterior Gobierno griego sobre cómo maquillar las cuentas públicas para que pareciesen creíbles ante terceros–, uno se pregunta qué valores y aptitudes habrán primado en este individuo para que se diese por bueno su perfil y otorgarle semejante responsabilidad, cuando lo que hubiese procedido sería inhabilitarle profesionalmente de por vida. Se entiende que el zorro esté muy interesado en que se le deje a cargo del gallinero, pero no que alguien le abra la puerta y, encima, pretenda defender ante los dueños de las gallinas el acierto de esa decisión.
Luis García Oliveira / Gijón (Asturias)

La crisis y el nuevo fascismo económico
La crisis mundial de los mercados financieros ha tenido como consecuencia el rescate de estos por muchos países. Después, esos mercados, con unas agencias de rating con sus calificaciones ¿interesadas? sobre la deuda dictan (no los ha elegido nadie) a los países lo que tienen que hacer. Estas medidas consisten en recortes del Estado del bienestar, con el perjuicio que tiene esto para los más débiles. Nada de asumir su culpa en la crisis y, lo que es peor, sin que con sus recetas la atajen. Es una especie de fascismo que ya no es político, sino financiero. Y todo ello teniendo un ejemplo histórico para salir de la crisis en el New Deal de Roosevelt, que consistía fundamentalmente en más Estado.
Pero todo esto tiene unos responsables políticos, aquellos partidos que decían que había que darles libertad total a los mercados financieros, que este mercado se regulaba solo, y que los ejemplos a imitar eran Margaret Thatcher y Ronald Reagan. Neoliberalismo total. Y ahora, algunos de esos mismos partidos no paran de cosechar votos amparándose en que ahora no gobiernan.
No tengo muy claro a quién voy a votar en las próximas elecciones, pero sí a quiénes no voy a votar. Y tampoco voy a votar en blanco o nulo, consciente de que, con el sistema electoral que tenemos, eso favorece a los partidos que más votos sacan.
Alonso Ortega
Mislata (Valencia)

Qué es eso de hundir el euro, según algunos
Según grandes titulares de algunos medios de comunicación, lo que hunde el euro no es la especulación inmobiliaria, ni las hipotecas basura, ni los rescates multimillonarios de los bancos, ni los fallos y corrupción de los políticos, sino que el pueblo pueda pronunciarse democráticamente sobre quienes se han confabulado para llevarle a la ruina. Eso, denunciaron tras el anuncio de Papandreu, sería un "enorme error" del sistema… en Grecia. Aquí, en España, todo sigue también atado y bien atado, y cambian desde arriba hasta nuestra Constitución excluyendo a los ciudadanos, que no hemos podido pronunciarnos en un referéndum.
Jaume Mit Pau
Barcelona

¿Energías renovables
o ‘mix’ energético?
De sobra sabemos que Rajoy, tras consultarlo con su primo, llegó a la conclusión de que el calentamiento global no existe y de que el ecologismo es un movimiento absurdo. Tampoco le debe de parecer real lo que pasó en Fukushima, ya que en su programa electoral promete un mix energético (término ambiguo como todo lo suyo) y se inclina por seguir manteniendo en funcionamiento las centrales nucleares. Rubalcaba, en cambio, propone una Ley de Energías Renovables y la creación de un fondo estatal para impulsar la I+D+i en el sector, el diseño de un plan estratégico para la biomasa y el establecimiento de un canon sobre las tecnologías maduras ya amortizadas, como la hidroeléctrica, toda una apuesta por la creación de empleo y por un modelo productivo moderno, competitivo y sostenible. Se trata de dos modelos radicalmente distintos. ¿Seguiremos diciendo que es lo mismo votar a unos que a otros? Creo que esto merece una reflexión.
E. F. García Allés
Madrid

El doble rasero del PP
con los suyos y con los demás
El PP pide la cabeza del ministro de Fomento, José Blanco, porque no él, sino su primo, supuestamente ha incurrido en un delito de soborno. Me pregunto qué habría hecho el PP si, por poner un ejemplo, otro primo, esta vez del mismísimo Zapatero, hubiese sido detenido y acusado por un delito, digamos, de secuestro. Por cierto, ¿no fue este precisamente el delito del que se acusó al primo de Rajoy en 2008? Y qué decir si el presidente Zapatero hubiese sido fotografiado junto a un abogado de la mafia que además hubiera formado parte de una lista electoral de su partido. Realmente existen diferencias entre uno y otro partido.
Manuel José Freire Rosales
Sevilla

Volvemos a interesarnos por ciertas cosas en estas fechas
Volvemos a las campañas solidarias para que los niños tengan juguetes, las personas no pasen hambre... Y como reclamo, famosos que con lo que ganan en un mes pagarían lo que gasta una familia normal en un año. Parece como si primero creásemos la pobreza y luego hiciéramos caridad para quitarnos los remordimientos o, peor aún, para tener buena imagen. ¿Qué diríamos si se descubriese a un médico que crea enfermedades para luego tener pacientes a los que cuidar? Pues eso, que viva la hipocresía.
Alfredo Sánchez
Madrid