Cartas de los lectores

13 de marzo

Un regalo inapropiado
Desde la Asociación de Mujeres Progresistas de Brunete por la Igualdad (AMUxI), queremos expresar nuestra más enérgica protesta por la manera tan peculiar que ha tenido el Ayuntamiento de Brunete (Madrid), y de modo especial su alcalde, Félix Gavilanes, junto con su concejal de Igualdad, Alberto Cabrera, de celebrar los actos relacionados con el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.
La concejalía de Igualdad del Ayuntamiento ha programado un año más una serie de curiosas actividades en lo que denominan la Semana de la Igualdad. El pasado 6 de marzo se celebró en el municipio un encuentro de asociaciones de mujeres de Brunete y de Alcalá de Henares. Tras finalizar dicho encuentro, todas las mujeres allí reunidas recibieron un bonito presente conmemorativo de ese entrañable día: una bayeta ecológica.
Tantos años de lucha y de duro trabajo parecen no haber sido suficientes para eliminar del fondo de alguno de nuestros dirigentes absurdos clichés, que no hacen sino retrasar la llegada del día en el que la igualdad entre hombres y mujeres sea un hecho. Nos parece un insulto que una mujer que está celebrando y reclamando una igualdad social sea obsequiada con un regalo sexista. Un regalo que, además, ni siquiera tiene una vertiente práctica, porque con él no podemos limpiar el polvo del cerebro de los que nos gobiernan, ni los rincones de estos ayuntamientos que llevan años sin abrir sus ventanas y sin dejar que entre un soplo de aire fresco.
Amelia Bustos Muñoz/Presidenta de AMUxI (Madrid)

No fue posible el acuerdo
La patronal española quiere abaratar el despido, reducir la aportación de las empresas a la Seguridad Social, recortar los salarios y convertir los ERE en un asunto entre particulares, donde el más fuerte imponga su ventaja. Los sindicatos se han visto obligados, muy a su pesar, y se han levantado de la mesa que debía renovar el Acuerdo Nacional para la Negociación Colectiva que, desde hace años, viene regulando el mercado de trabajo español con los siguientes resultados: 18.112.610 cotizantes a la seguridad social; 3.263.872 autónomos (un 18,02% sobre el total de cotizantes); 1.267.882 directivos de empresa y de la Administración pública (7%); 287.888 trabajadores en el servicio doméstico (1,59%) y 5.216.432 trabajadores temporales (28,8%). En definitiva, 10.036.074 trabajadores, un 55,4 % de los cotizantes, está fuera de cualquier convenio colectivo, a la entera disposición de sus empleadores y sometidos a la amenaza permanente del despido.
La CEOE quiere más y amenaza con cierres empresariales indiscriminados para presionar al Gobierno a que adopte sus propuestas. Tal vez la sociedad debería dar menos trascendencia a la labor empresarial y verla como realmente es: un esfuerzo común, un pacto cotidiano entre capital y trabajo. Que los líderes empresariales no se pretendan salvapatrias, que hablen menos del modelo de Estado que quieren y un poco más de la responsabilidad social que estarían dispuestos a asumir en la actual situación de crisis.
Luis Fernando Crespo/Alcalá de Henares (Madrid)

La victoria del PP
El PP inventó las reglas de un deporte en el que ellos siempre ganan. No aceptan jugar en terreno neutral (que les investigue un juez neutral), sino que sólo lo hacen en campo propio, en el que no dejan entrar ni a cámaras ni a aficionados del equipo contrario
(les juzgarán tribunales de Madrid y Valencia, donde tienen mayoría absoluta). La federación deja al equipo contrario con un jugador menos (el ministro Bermejo dimite) y permite que la mitad de su equipo juegue con tarjeta roja (imputados en Madrid y Valencia). Así siempre están en mayoría (la comisión que investigó las escuchas en Madrid contaba con 5 parlamentarios del PP, 3 del PSOE y sólo 1 de IU).
Además, un jugador suyo hace de árbitro (el presidente de la comisión es del PP), ya que la federación se carga al árbitro designado (el juez Garzón), que les parecía el mejor cuando pitaba penaltis en contra del otro equipo (llevó a la cúpula de Interior del PSOE a la cárcel) y cuando pita un penalti en su contra (les investiga a ellos), hay que cambiarlo. Jugar en campo propio, con un árbitro tuyo, con más jugadores que el rival, un penalti a tu favor y uno en contra no pitado, y el presidente de la federación a tu favor es victoria segura.
Antonio Gracia Pinedo/Logroño

Sueños de esperanza
Pocos son los días en los que los telediarios no nos informan sobre la llegada de nuevos inmigrantes en cayucos, así como de las muertes que se suceden al intentar atravesar en tan pésimas condiciones el mar. No se me olvidan tampoco aquellos episodios de Suráfrica, donde actos violentos de xenofobia degeneraron en asesinatos (incluso de niños), mientras en Italia, el Gobierno de Berlusconi aprueba una ley para hacer patrullas ciudadanas que garanticen el orden. Se criticó el famoso muro que dividía Berlín, sin embargo, EEUU ha construido uno en su frontera con México e Israel ha hecho lo mismo con los palestinos. ¿Qué está pasando?
Pienso y sigo sin entender por qué se tiene tanto miedo a los extranjeros, cuando, realmente, todos somos iguales, somos seres humanos. ¿O es que hay distintos grados de igualdad?; ¿tanto importa el color, la religión o las ideas políticas?, ¿o acaso las lágrimas de un niño de Italia son distintas a las de una niña de Rumanía?
Egoísmo y prepotencia puede ser la respuesta. Sin embargo, pobreza, hambre y muerte son las causas por la que lo arriesgan todo y sueñan con vivir en paz.
Alejandro Lora/Sevilla