2 de febrero

Para no mejorar tu inglés
¿Existe el doblaje en los cines franceses, alemanes, italianos, rusos, etc., o solamente en los españoles? Una alumna de inglés, recién llegada de México, me explicó que las películas de habla inglesa siempre las había visto allí en versión original con subtítulos. Por eso habla bien el inglés, porque puede practicar aún más el idioma en el cine.
El doblaje de películas de habla inglesa ya lo hacen aquí en catalán, gallego, valenciano. No hay subtítulos para que no nos distraigamos, pero así el estudiante tardará mucho más tiempo en llegar a dominar el idioma. Estoy entre la espada y la pared: por un lado, con el doblaje el espectador entiende el diálogo sin tener que leer subtítulos, pero, por otro, no está aprendiendo el idioma original. Con tanto interés en aprender el inglés en España, ¿no sería mejor hacer lo que hacen en el resto del mundo?
No lo sé, pero no me quejo: soy profesor de inglés desde hace 30 años y así tengo más trabajo.
Richard M. McBride

Valencia

La Iglesia de los ‘hooligans’
En el acto que se celebró el otro día en Sevilla en memoria del concejal Alberto y su esposa Ascensión, asesinados por ETA hace 10 años, una exaltada señora interrumpe el discurso del alcalde diciéndole, a voz en grito: “Lleváis 10 años traicionado a España”. El problema que tanto sulfura a esta mujer, hasta el punto de reventar un acto cívico de ese cariz sin pudor alguno, no es el hambre, ni las guerras, ni tan siquiera el paro o la sanidad. Es que
traiciona a España.
Yo me pregunto: ¿hasta qué punto la radio de los obispos es responsable de calentar las cabezas de estas personas? ¿Qué dirían estos medios si alguien interrumpiera el sermón de un obispo para decirle que se están cargando la Iglesia y la religión? La jerarquía eclesiástica piensa que la religión católica se ve acosada por un creciente laicismo en nuestra sociedad que traiciona un bien moral sagrado como es la unidad de España.
Las personas que no participamos de ese estrafalario pensamiento debemos mostrar abiertamente, más que nunca, nuestra repulsa ante cualquier avance social de esta institución profundamente reaccionaria, caduca y antidemocrática, que contribuya en la modelación de individuos agresivos y exaltados como la señora del otro día.
Ángel del Río

Sevilla

El derecho a decidir
Como ser humano, como ciudadana y sobre todo como mujer me siento indignada ante la persecución que se está produciendo en torno al tema del aborto y las clínicas que lo practican. Se ha generado una situación de crispación y alarma social totalmente falsa, manipulada por la Iglesia y por una derecha exaltada que nos retrotrae a tiempos que es
mejor no recordar.
El sector más rancio y conservador de la sociedad ha resurgido cual ave fénix de sus cenizas, ha salido a la calle y ha hecho uso de la demagogia, la mentira y la intimidación intentando imponer el miedo y el que creen, según su criterio, que es el modelo de familia normal, que se basa en el control de la sexualidad de la mujer, negándole la libertad para decidir sobre su vida y sobre su cuerpo.
Siento vergüenza de vivir en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, en la que no se respetan los derechos fundamentales de la mujer, no se respeta un derecho como la interrupción de un embarazo dentro de los supuestos que establece la Ley, en la que se criminaliza aquello que no sigue las pautas de la Iglesia católica, la Cope y el Partido Popular. Brindo mi apoyo y solidaridad a todas las mujeres que han estado o están en una situación injusta, indefensa y temerosa.
Mostrando nuevamente mi total repulsa a manifestaciones y acciones en contra de la libertad de la mujer, de una vez por todas: “Saquen sus rosarios de nuestros ovarios”.
Mireia Pilar Ruiz Manresa

Murcia

Medicamentos
Últimamente veo publicadas noticias sobre la escasez de medicamentos en las farmacias. También declaraciones del ministro de Sanidad, Bernat Soria, quien afirma que esta carencia no es real. Pues que me perdone el Señor ministro, pero el fármaco indicado para mi asma cada vez es más difícil de encontrar en las farmacias.
El Sereven, el medicamento del que hablo, es un broncodilatador muy difícil de encontrar. En Canovellas, Barcelona, no hay ni una sola farmacia donde me lo puedan dispensar con asiduidad.
Creo que el problema es más grave de lo que dice el Sr. Soria, sí faltan medicamentos en las farmacias, sólo hace falta acudir a una de ellas y preguntar por este medicamento. Los barrios periféricos no corremos la suerte de las zonas de céntricas de las ciudades, y no hay derecho a que tengamos que ir a buscarnos la vida lejos de nuestras casas.
Son medicamentos, no complementos para vestir.
José Antonio Aguilera
Madrid

Los pecados
Está visto que esta Iglesia echa de menos aquellos años en los que su cercanía a la jefatura del Estado era un hecho.
Después de pedir disculpas por todos los pecados cometidos a lo largo de los siglos, y son muchos, esa Iglesia incapaz de hacerse elegantemente a un lado y retirarse a rezar por todos nosotros sale de nuevo a la luz para dejar claro que lo que le gusta es la política, mandar y ordenar, conducir a su amoroso rebaño por la calle de la obediencia, de la obediencia a ellos.
Alguien debería decirles a todos estos políticos de sotana que no basta con llevar una cruz al cuello, que a ese Cristo que llevan al pecho no basta con pasearlo; también hay que sentirlo.
Esos politicastros de alzacuellos que incumplen cada mañana (y con cada emisión de sus programas de radio) ese parabién que nos decían en catequesis de que “hay que poner la otra mejilla”, deberían saber que viven y residen en pecado, que aunque son curas también deben cumplir con lo que se dice. También hay que recordarles que se miren las mejillas y se pongan a rezar por ellos mismos, que bien lo necesitan.
Salvador Myro Caro

Madrid