La ciencia es la única noticia

Tecnociencia

EL ELECTRÓN LIBRE // MANUEL LOZANO LEYVA

Catedrático de Física atómica, molecular y nuclear en la Universidad de Sevilla

Tras años escribiendo sobre ciencia y tecnología, me asaltó la duda existencial de si tenía claros esos dos conceptos. Lo más práctico en estos casos es acudir a un diccionario. Al que más cariño le tengo es al de doña María Moliner. Ciencia: "Conjunto de conocimientos que alguien tiene, adquiridos por el estudio, la investigación o la meditación". No vale. Tengo un buen amigo jurista cuya curiosidad, gusto por la erudición y prodigiosa memoria hace las delicias de cualquiera en una tertulia. Sus infinitos conocimientos, desde la alineación de su equipo de fútbol favorito al ganar un campeonato veinte años atrás, hasta la producción anual de diamantes en Sudáfrica, los adquiere estudiando, investigando y meditando. Su padre dice de él, fascinado, que es un pozo insondable de conocimientos inútiles. Si alguien le dijera a mi amigo que posee un cúmulo de ciencia, no sé si se reiría o se sentiría ofendido.

Nos vamos al diccionario de la Real Academia. Tecnología: "Conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico". No vale. Otro amigo mío, insigne ingeniero, me discute continuamente que el entrelazamiento de la ciencia con la tecnología (y viceversa, lo cual se suele obviar) es algo más complejo de lo que suelo sostener. Barcos, y además buenos barcos, se construyeron (tecnología) desde mucho antes que Arquímedes concibiera su principio fundamental de la hidrostática (ciencia). Los ingenieros que permiten arañar décimas de segundo a los coches de fórmula 1 de sus contrincantes no se apoyan necesariamente en las leyes de la física.

Se me ocurre fundir ambas palabras y me sale tecnociencia. Me suena, por lo que busco en los diccionarios y compruebo que no existe. Pero aún escamado, la tecleo en Google. Me salen 328.000 resultados. Exploré el asunto y me pareció cosa de filósofos. La definición que encontré menos inextricable fue la siguiente: Tecnociencia: "Construcción social altamente artificializada (sic) que se aplica a los más diversos ámbitos sociales y empíricos para producir modificaciones y mejoras. Los seres humanos pueden adherirse (o no) a dicha actividad colectiva, pero cada individuo siempre se confronta en su fase de formación a una tecnociencia previamente constituida, que ha de aprender, por una parte, pero cuyas aplicaciones concretas puede comprobar que producen efectos en su entorno". Sumido en cierto estado de estupor, la consideré una estupidez de tal calibre que evitaré usar semejante palabrón. ¿Qué diablos serán la ciencia y la tecnología?