La ciencia es la única noticia

La física de las palomitas

CIENCIA DE PEGA // MIGUEL ÁNGEL SABADELL

En 1999 Daniel Hong dedicó parte de sus esfuerzos a algo que separa dramáticamente a los espectadores del cine: las palomitas. Mientras que unos encuentran imprescindible ir equipados con una buena bolsa de ellas, a otros les molesta profundamente que haya alguien zampando palomitas a dos carrillos.

A Hong, que fuera físico de la Universidad de Lehigh, en Pennsylvania, se le ocurrió una forma de fabricar palomitas de maíz gigantes y esponjosas después de escuchar una conferencia sobre las aplicaciones de la física a la resolución de problemas industriales. Alguien expuso el reto que una compañía alimentaria había lanzado: ¿Cómo doblar el tamaño de las palomitas?

Hong estaba convencido que la termodinámica era capaz de explicar el proceso. En particular, que la explosión que vemos cuando se hacen las palomitas se podía describir adecuadamente mediante un mecanismo de expansión adiabática (sin intercambio de calor con el entorno). Así que con dos de sus estudiantes, Quinn y Both, se dispuso a encontrar las ecuaciones que describen la termodinámica del proceso de fabricación de las palomitas. Cuando se calienta el maíz, el agua en el interior del grano se evapora. Cuando la presión es tan grande que produce la ruptura de la cáscara, el contenido sale hasta equilibrar la presión. Las matemáticas enseñan cómo optimizar el proceso: para hacer una palomita más grande bastará con reducir la presión del horno en un factor de 1,3. Este ajuste es simple, por lo que Hong remitió sus resultados a la revista Physical Review, con planos de una cámara de vacío. "Espero que a la industria le interese", confesaba Hong. "Las palomitas serán más esponjosas y fáciles de comer y si son 10 veces más grandes, las empresas necesitarán la décima parte de maíz". Con la muerte de Hong por una complicación en un trasplante de hígado en 2002, Quinn decidió honrar la memoria de su mentor realizando el experimento. Y lo consiguió.

Claro que si lo divertido es coger un puñado de palomitas y metértelo como puedas en la boca, ¿cómo vamos a hacer eso con palomitas como manzanas?