La ciencia es la única noticia

'Homo antecessor'

ORÍGENES // JOSÉ MARÍA BERMÚDEZ DE CASTRO

Se cumplen 16 años (8 de julio de 1994) del hallazgo de un importante puñado de fósiles humanos en el Estrato Aurora del yacimiento de la cueva de la Gran Dolina, en la Sierra de Atapuerca. Los primeros datos cronológicos apuntaban a una antigüedad de unos 800.000 años, aunque las últimas dataciones arrojan cifras que llegan a un máximo de 960.000 años. En 2007, Science publicaba nuestro primer estudio de aquellos fósiles, hallados entre 1994 y 1996, y que incluía la propuesta de la nueva especie Homo antecessor.

Acogida prudente
Como sucede con la mayoría de las primicias científicas, la publicación fue recibida con prudencia y aún con cierto escepticismo por numerosos colegas. Tuvimos que traer a muchos de ellos para ver el yacimiento y los fósiles y convencerse por sí mismos de que la primera ocupación humana en Europa podía ser más antigua de lo que pensaba buena parte de la comunidad científica.

Una de nuestras conclusiones era demasiado atrevida y fue rechazada por la casi totalidad de los especialistas. Efectivamente, nuestras propias revisiones posteriores nos llevaron a descartar que Homo antecessor pudiera ser la especie antecesora común de los neandertales y de las poblaciones modernas. En todo caso, se trataría de una especie formada en el aislamiento del extremo más occidental del continente eurasiático, muy alejada de los centros principales de evolución humana.

El hallazgo en el yacimiento de la cueva de la Sima del Elefante de Atapuerca de los restos humanos fósiles más antiguos de Europa occidental, publicado en 2008 en Nature, ha dado un nuevo impulso a Homo antecessor. Estos fósiles tienen una antigüedad de hasta 1,3 millones de años, por lo que podrían ser hasta 400.000 años más antiguos que los de Gran Dolina. Sin embargo, los dos yacimientos están a 300 metros de distancia el uno del otro y nuestros últimos estudios han demostrado claras similitudes morfológicas entre ambos.

Así pues, y a la espera de nuevos hallazgos, nuestra hipótesis de trabajo es que los fósiles de los dos yacimientos pertenecen a Homo antecessor. Esta conclusión ha incrementado el rango de la especie en al menos 400.000 años. Además, los 13 años transcurridos desde la publicación de la especie han permitido que una gran mayoría de colegas hayan tenido la oportunidad de observar y estudiar los restos de Gran Dolina y convencerse de la realidad de esta especie. De ese modo, la inmensa mayoría de las filogenias del género Homo ya incluyen a Homo antecessor como un miembro de pleno derecho de nuestra genealogía.