La ciencia es la única noticia

Bhopal y Chernóbil

EL ELECTRÓN LIBRE // MANUEL LOZANO LEYVA

Catedrático de Física atómica, molecular y nuclear en la Universidad de Sevilla

Ante la injusta sentencia sobre el envenenamiento masivo en India por una negligencia de la filial de la multinacional americana Union Carbide, prácticamente todos los medios lo compararon con el accidente de Chernóbil. Apuntan que las víctimas de la fuga del gas tóxico fueron más que las del radiactivo sin precisar mucho más. Sobre Bhopal se sabe que fueron, muy aproximadamente, 25.000 muertos. También se sabe que la agonía de estos y los sufrimientos de los afectados que sobrevivieron, unos 100.000, fueron atroces y aún lo son.

De Chernóbil no se suelen recoger las conclusiones de los informes emitidos por los organismos oficiales tras años de estudios científicos exhaustivos, los cuales coinciden ampliamente entre sí. Por ejemplo, el del comité UNSCEAR (Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los Efectos de las Radiaciones Atómicas) creado ad hoc por el organismo mundial, concluye que el accidente nuclear provocó 499 hospitalizaciones (237 por sobreexposición aguda) y 57 muertos (el lector ha leído bien: cincuenta y siete). Se declararon unos 4.000 cánceres de tiroides con una supervivencia de entre 92% y 96%. Algunos grupos antinucleares, con plena consciencia y toda intención, suelen cifrar los muertos en 200.000.

Lo que todos ignoran a sabiendas es la conclusión final de los estudios del comité de la ONU que es, literalmente, que "no hay indicio científico de aumento de la incidencia promedia de cáncer o tasas de mortalidad ni de desórdenes no malignos (por ejemplo, cataratas) relacionados con la exposición a la radiación. El riesgo de leucemia en la población general, una de las mayores preocupaciones debido a su breve periodo de latencia, no parece haber aumentado. La gran mayoría de la población parece que no experimentará consecuencias serias en su salud como resultado de la radiación del accidente de Chernóbil".

¿Es justo comparar ambos accidentes industriales? Seguramente sí, porque hay que alertar a la población de los peligros de las industrias, pero la verdad e incluso los matices son importantes. Por ejemplo, lo de Bhopal fue producto de la ambición, la negligencia y el desprecio por la vida. El accidente de Chernóbil lo desencadenó una prueba para aumentar la seguridad aderezada por la incompetencia y la desorganización. Hasta en eso fueron diferentes ambas desgracias.

Por cierto, el isocianato de metilo, el veneno emitido en Bhopal hace 25 años, sigue en el agua que beben a diario los pobres de la zona; los isótopos radiactivos que emitió el reactor 4 de Chernóbil prácticamente han desaparecido.