Ciudadano autosuficiente

La vida sin móvil

moviles(Una experiencia radical de desconexión)

Por Jesús Alonso

¿Cómo es la vida sin teléfono móvil? Seguro que no lo sabes, aunque barruntas que debe ser una experiencia atroz. Primero veamos las estadísticas. Parece ser que en España hay 58 millones de líneas de teléfono móvil, lo que da una media de 1,3 por habitante, incluyendo niños muy pequeños. El gasto medio en el teléfono móvil es de unos 500 euros al año. Un 18% de la población no lo usa, la mayoría ancianos que no se hacen con el aparato (a pesar de la insistencia de hijos y nueras). Hay otro porcentaje, tal vez un 1%, que no lo usa porque no quiere.

Bien, pero ¿cómo es la vida sin teléfono móvil? Seguiremos el método Robinsón Crusoe, que consiste en apuntar en un papel los pros y contras de cualquier situación, a fin de formar un juicio sereno sobre ella. Vamos a ello.

Inconvenientes de la falta de móvil.

(NOTA: aquí no vamos a hablar del uso laboral del móvil)

Puedes morir. Si te rompes una pierna en lo más profundo de la montaña o la selva y no tienes móvil (suponiendo que tengas cobertura) no podrás llamar a nadie y morirás en pocos días. Lo mismo se aplica a casos de secuestro (si el secuestrador se olvida de quitarte el móvil).

Si quedas con alguien, tienes que quedar en un punto y hora determinados. En la esquina de las calles Flora y Silva, a las 12,00, en punto. El móvil permite citas más relajadas, por aproximación: "Estoy delante de un gran edificio verde" – "Sí, yo también lo veo, debemos estar cerca", y así sucesivamente, hasta que se produce el feliz encuentro.
Si llega el fin del mundo o la Bolsa cae más de un 5%, que viene a ser lo mismo, no te enterarás instantáneamente gracias al gracioso pitido avisador que todos los móviles llevan incorporado.

No podrás hacer la mayoría de los trámites administrativos en bancos, hospitales y oficinas en general. Todos te pedirán un número de móvil, y si no tienes más vale que conozcas una persona de confianza que si lo tenga.

Ventajas de la falta de móvil

- No necesitas mentir. Todos los usuarios y usuarias de móviles declaran enfáticamente que a) no usan nunca el móvil (en realidad lo consultan una media de 150 veces al día) b) que lo contrataron por si hay una emergencia de algún pariente (¿es que antes de la "era móvil" no les preocupaba la vida de sus allegados? y c) que les sale prácticamente gratis, gracias a innumerables chollos y paquetes ahorros de las compañías de telefonía (véase arriba).
(En relación con este último punto, si no tienes móvil no necesitas comparar tarifas. No te importa que Yohablo ofrezca 1,2 céntimos por minuto las noches de luna llena si la inicial de tu apellido es la letra "c").

- Te conviertes en la persona más cortés de la Tierra. Nunca dejarás con la palabra en la boca a tus interlocutores por una llamada intempestiva de móvil.

- Dispones de mucho más tiempo libre. Además de no perder tiempo comparando tarifas, no tienes que consultarlo (150 veces al día, recuerda), cargar su batería, actualizarlo, cambiarlo por otro más moderno, ponerlo en modo avión y las mil zarandajas que convierten al teléfono móvil en la perfecta mascota, de las que requieren atención todo el tiempo.

- Ventaja adicional de no tener móvil: los turistas japoneses te sacan fotos cuando te ven llamando desde una cabina telefónica en plena calle. Es como ver un aldeano con camisa de tirilla y una garrota. Otro día explicamos qué es una cabina telefónica, que ya no os acordáis.

Conclusión, resumen y útil recomendación

Los expertos recomiendan apagar el móvil en innumerables circunstancias de la vida: cuando descansas o duermes, cuando hablas o comes con alguien, cuando conduces, cuando estas en el baño, cuando estás disfrutando de tu familia (sic), cuando quieras relajarte, durante el sexo, etc. Eso deja un cuarto de hora de móvil encendido al día. Ya lo sabes: apúntate el creciente número de MEPeros (es decir, los que practican el MEP, Móvil de Encendido Parcial).