Ciudadano autosuficiente

Feliz 2026

conta

Jesús Alonso Millán

El lunes 4 de enero de 2015, entre las cuatro y las cinco de la madrugada, la concentración media de dióxido de nitrógeno en la ciudad de Madrid fue de 3 microgramos por metro cúbico. Casi se podía respirar a pleno pulmón. Por desgracia, si vamos a la misma web municipal de donde hemos sacado estos datos e indagamos por los datos de contaminación en los últimos doce meses, encontramos que la media de concentración de este mismo contaminante a los largo de todo el año 2015 fue de 41 microgramos. Eso es lo que respiramos como media los habitantes de Madrid, un día sí y otro también. Datos parecidos se pueden dar de otros contaminantes, como partículas, ozono o dióxido de azufre

La contaminación no es un fenómeno natural como la lluvia, que aparece y desaparece aleatoriamente. Es una manta tóxica que cubre la ciudad permanentemente. Respirar todos los días un aire contaminado en esa proporción, aunque esté dentro de los límites "legales", termina por dañar nuestro organismo. Calcula que inspiramos aproximadamente un metro cúbico de aire por hora: multiplica por días, meses y años y por la media de contaminación,  coloca juntas en un plato las sustancias tóxicas que ingerimos durante ese tiempo, y te llevarás un buen susto.

Desde el punto de vista de la medicina, se ha demostrado una y otra vez que la contaminación nos enferma. Pero la misma sociedad que ha actuado tan diligentemente en contra del tabaco no toma medidas para eliminar este envenenamiento crónico de la atmósfera. Ahora van a entrar en vigor en Madrid medidas más rigurosas contra la contaminación, por ejemplo restringir el tráfico cuando se superen ciertos niveles de densidad de contaminantes. El siguiente paso sería eliminar el tráfico de vehículos contaminantes de interior de la ciudad, permitiendo solamente el paso de coche eléctricos, un suponer.

Que este hermoso objetivo está muy lejos lo demuestra un hecho: el años 2015 se ha vuelto a superar, para alegría de la industria del automóvil y de la economía en general, el millón de coches vendidos en España. ¿Cuántos de estos eran eléctricos? Lo has adivinado, aproximadamente 2.000, un 0,2%. El 99,8% de los coches vendidos son de gasoil y gasolina, que llenarán nuestras calles de humo una media de diez años a partir de ahora. Feliz 2026.