Ciudadano autosuficiente

No deberíamos pagar por esto

nodeberiamos

 

Las cosas que pensábamos hace unos años han cambiado y en general el mundo moderno ha dejado como obsoletas muchas ideas que pertenecieron a nuestra vida habitual.

¿Recuerdas cómo jugábamos cuando éramos niños?, no había móviles, ni tabletas, ni ordenadores personales. A cambio de esto había mucha creatividad para imaginar las historias en las que fuimos protagonistas. Sin embargo pensar en una vida actual sin tecnología es bastante difícil de concebir, sobre todo para las nuevas generaciones.

Pues lo mismo pasó con el medio ambiente, eso que una vez fue gratuito y quizás menospreciado por muchos, curiosamente hoy es un lujo que no todo el mundo se puede dar.

La comida más accesible en todos los sentidos, fácil de conseguir y más económica, es la que está más sometida a tecnologías alimentarias; mientras que aquella que se hace de forma natural tiene quizás esa etiqueta BIO que la vuelve ¿2, 3, 5 euros? más cara.

Conceptos hoteleros de "desintoxicación de la tecnología" en donde nos cobran un valor adicional por ofrecernos una estadía libre de aparatos electrónicos. Cuando alguien llega al hotel entrega su móvil, tablet y ordenador y se los regresan cuando se va. Por ofrecernos instalaciones sin televisores, consolas de video y WiFi pagamos un costo mayor.

Y así son más los ejemplos, hasta que nos hallamos hoy día pagando un precio elevado por todo lo que diga ser "amigable con el medio ambiente" un concepto que en ocasiones no responde a ningún respeto por el entorno, sino a la necesidad de hacer un producto más atractivo, más verde, más eco y por supuesto más costoso.

Será momento de disfrutar del aire aunque su calidad no sea del todo buena, porque aunque Canadá ya vende aire embotellado, de momento es gratuito en España.

¿Cómo veis el mundo en otros 20 años? Parece que si algo no tiene un precio en dólares o euros no vale, entonces tendremos que ponerle etiquetas BIO o ECO a todo en la naturaleza para ver si así se la aprecia más.

Y en fin… ¿qué seguirá? ¿Por qué otras cosas que aún son gratis creéis que deberemos pagar en un futuro? Es que, al paso que vamos me preocupa que la contaminación obligue a cobrar por admirar un paisaje, por bañarse en una playa que no esté sucia (algo que ya ocurre) o por jugar con la nieve que queda tras el deshielo en las montañas.

Rosely Rojas Rizzo

 

Si has llegado hasta aquí, esto te podría interesar

Los placeres sostenibles: una serie de Elvina Mocellin

Suscríbete aquí a nuestros boletines

Y echa un vistazo al nº 124 de Señales de sostenibilidad…
y al nº 50 de Ecotopics