Opinion · Ciudadano autosuficiente

Cómo desconectar de la pesadilla vacacional

playa600

 

Las vacaciones ya están tocando a su fin. Se acerca la inmensa operación retorno del puente de la Virgen de Agosto, durante la cual se quemarán en las carreteras españolas más toneladas de gasolina que todas las que se quemaron durante la Guerra Civil. Las vacaciones pasan y dejan un reguero de personas agotadas, muertos en las carreteras, matrimonios rotos y mares contaminados. Pero existe una alternativa. Aunque tal vez no nos sirvan para esta temporada, ahí van cuatro consejos infalibles para pasar unas vacaciones fabulosas, placenteras, baratas y amigas del planeta.

 

No hace falta que vayas a la playa

En realidad, tampoco hace falta que vayas a la montaña, ni a ningún sitio. Si lo que quieres es descansar, descansa en donde estés. Una idea que está cogiendo fuerza es la de vacaciones en tu propia ciudad. Piénsalo. Tienes el alojamiento pagado y ante tí se extiende para explorar toda una ciudad que no conoces apenas.

La playa, como han demostrado varios trabajos académicos, es el lugar más inadecuado para pasar unos días de descanso. Es un lugar inhóspito lleno de arena, bajo un sol de fuego y cercado por traicioneras corrientes marinas. Y el hacinamiento playero desborda las instalaciones de depuración de aguas y recogida de basuras.

 

No lleves a cuestas el coche

Descansa del coche durante tus vacaciones. Déjalo guardado en un parking o garaje y sal silbando y con las manos en los bolsillos. Te olvidarás de averías, peligros en la carretera, búsqueda de las gasolineras más baratas, niños preguntando que cuándo se llega, comentarios de cuñados sobre potencia del motor, búsqueda de aparcamiento, etc. En su lugar, libre como un pájaro, camina, usa la bicicleta o coge un autobús.

 

No te atiborres

El verano no es el momento más adecuado para comer mucho. Al revés, lo que nos pide el cuerpo es una dieta ligerita a base de vegetales. Olvídate de mariscadas y chuletones a la brasa. En su lugar, puedes aprovechar el tiempo libre para ensayar el veganismo, esa actividad tan de moda. No te asustes, hay una estupenda cocina vegana tradicional española (gazpachos, salmorejos, ajoblancos, ensaladas diversas, paellas de verduras, macedonias de frutas, etc.)

 

No te relajes

Nada más horrible que ver miles de personas en vacaciones (generalmente madrileños) echando humo en sus esfuerzos por relajarse y desconectar. Para estas personas, la vida se divide entre once meses de estrés y angustia y un mes de relajación y placer. Con un esquema mental tan imposible en la cabeza, pasan las semanas de vacaciones obsesionados por la agobiante cuestión: ¿me estoy relajando correctamente? Las actividades de relajación son muy variadas, todas extenuantes, como practicar deporte, disfrutar de la familia, dejar la mente en blanco, leer libros, etc.

En lugar de esta relajación espúrea, te proponemos para las semanas de vacaciones lo contrario: practicar una actividad absorbente, algo que requiera todo tu tiempo y tus energías. Por ejemplo, escribir el primer tomo de tus memorias, construir un compostador de dos pisos, o simplemente batir el récord de siestas encadenadas. Si esta actividad sobre la que te vuelcas ayuda al planeta, mucho mejor, pero no es imprescindible.

 

Además:

Hazte seguidor de la serie #SostenibleEnVerano

Descárgate aquí la Guía FVS de excursiones y vacaciones