Ciudadano autosuficiente

Cómo comprar comida de calidad por poco dinero

 

 

alubias

Hace unos días se publicó la encuesta de precios de supermercados en España, que muestra diferencias de más de 3.000 euros entre el establecimiento más caro y el más barato. Independientemente de que podamos ahorrar encontrando los mismos productos más baratos en ciertos mercados, hay un hecho preocupante: la comida más sana es más cara.

Eso averiguó a su pesar la famosa actriz Gwyneth Paltrow. Hace tiempo, se planteó alimentarse durante una semana con 29 dólares (27 euros) disponibles para gastar. Esa es la cantidad que reciben en cupones de alimentos millones de familias en Estados Unidos. Parece ser que la actriz, que es casi vegetariana, la invirtió en alimentos procedentes de la agricultura ecológica, lo que llaman "comida orgánica" en USA y Reino Unido. Estos alimentos son caros y lógicamente pronto se le acabó el dinero.

La comida "orgánica" (ecológica diríamos en España) queda completamente lejos de nuestro alcance. Lo malo es que no solo se trata de los alimentos con la bonita etiqueta de agricultura ecológica. En general, la comida de calidad es cara. La carne de cerdo alimentado con bellotas vale diez veces más que la carne de cerdo alimentado con piensos industriales. Los alimentos más baratos, paradójicamente, son los que tienen etiquetas más largas, pues suelen incluir componentes de diverso origen y muchos aditivos para mantener la mezcla con apariencia comestible el tiempo suficiente.

Las legumbres envasadas baratas incluyen varios conservantes. Las caras declaran únicamente "garbanzos, agua y sal". Muchas salchichas llevan mezcla de carne de pollo, pavo y cerdo, parte de ella "carne separada mecánicamente" (un procedimiento industrial de extracción de la carne que se queda adherida a las carcasas de pollo) y una larga lista de conservantes, estabilizantes y colorantes que empiezan por la letra E. Si encontráis salchichas con una lista de ingredientes concisa (por ejemplo, "Carne de cerdo, especias y tripa natural") seguro que son mucho más caras que las de etiqueta larga. En general, etiquetas cortas implican precios largos.

¿Qué podemos hacer si no tenemos mucho dinero y queremos comida sana?

Para empezar, deberíamos estar dispuestos a cocinar todos los días y a recorrer los mercados en busca de los mejores precios.

Una vez allí, usar trucos como estos para comprar comida sana a buen precio:
- Preferir los pescados frescos pequeños: sardinas, bacaladillas y similares.
- Abandonar los filetes y comprar buena carne para guisar (pregunta al carnicero).
- Buscar legumbres y arroz a granel, de variedades finas.
- Elegir frutas y verduras de temporada.

Para ello necesitamos un mercado cerca donde podamos preguntar y confiar en los carniceros, pescaderos, fruteros y verduleros. La compra puede ser algo mucho más divertido que echar mecánicamente paquetes impresos en colores en el carrito.

 

Fórmate sobre los grandes problemas y soluciones del medio ambiente en el Campus FVS.
Matrícula abierta para los cursos online sobre cálculo de Huella Ambiental y Huella de Agua.
Haz clic aquí para más información.