Ciudadano autosuficiente

¿Quieres alternativas responsables para tu despensa? Descubre el Comercio Justo

 

fairtrade-logorecortado

 

Podemos decir que el Consumo Responsable es un concepto trendy (a la moda, que dirían nuestros padres). Mucho. Y nos gusta, porque ante la tendencia actual de comprar, usar y tirar, defiende ajustar el consumo a las necesidades reales a la vez que se opta por la compra de productos que promuevan el cuidado del medio ambiente y la igualdad social.

Hoy en día existen multitud de alternativas disponibles para que la sociedad pueda realizar un consumo responsable, y a continuación os descubrimos una de ellas.

El Comercio Justo es una alternativa de comercio que tiene a las personas –consumidores y productores- como eje central. Se rige por criterios que promueven, entre otras cosas, la igualdad social. Con un foco la especial contribución que realiza hacia la igualdad de género, y a las personas más desaventajadas. ¿Por qué nos gusta el comercio justo?

• Precio justo. Se promueven los salarios dignos, que son aquellos que permiten a las personas vivir dignamente de su trabajo.
• Igualdad de género y no discriminación, ofreciendo las mismas oportunidades y remuneración a todos por igual
• Protección de la infancia, respetando la Convención de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño así como las leyes locales y del país respecto a trabajo infantil.
• Proyectos sociales. A través de las prima de comercio justo – un plus en el precio que los compradores pagan a los productores-, las comunidades locales se benefician de proyectos sociales que sus comunidades necesitan
• Respeto al medio ambiente. Se trabajan activamente mejores prácticas medioambientales y la aplicación de métodos de producción responsables.
• Comercio sin intermediarios. Las organizaciones distribuidoras de este tipo de productos realizan las compras directamente a las cooperativas productoras, acercando al consumidor y al productor. Esto permite a las organizaciones asegurar la máxima calidad a los productos, y tener una clara trazabilidad de los productos.

Las organizaciones distribuidoras de estos productos realizan las compras directamente a las cooperativas productoras, acercando al consumidor y al productor. Esto permite a los compradores asegurar la máxima calidad de los productos, por lo que, los productos de comercio justo destacan por su calidad y por ser en muchos casos ecológicos.

Los consumidores queremos calidad, y queremos saber lo que consumimos. Con el objetivo de que los consumidores podamos reconocer estos productos en los puntos de venta, existe el siguiente sello, que certifica que ese producto está producido siguiendo los estándares para combatir la pobreza.

fairtrade-logosmall
Este sello, puede ir acompañado por el sello que garantiza que el producto es ecológico.

Con cada vez más puntos de venta en el mercado nacional, suponen estupenda alternativa a considerar en nuestra cesta de la compra, ya que encontramos tanto productos de consumo diario, como café, té, azúcar, cacao, o cereales, como productos para compartir con nuestra familia o amigos en momentos más especiales, como los vinos o los turrones.

Todos estos productos, además de deliciosos, son productos que han sido producidos con responsabilidad y respecto hacia las personas. Si quieres realizar la compra online, puedes encontrarlos aquí.

Los consumidores tenemos en nuestras manos la llave del cambio. Y que en nuestra cesta de la compra introduzcamos un producto de comercio justo supone una clara declaración de intenciones para promover un consumo más responsable.

Leire Quintana, responsable de Producto de Alimentación de Oxfam Intermón