Opinion · Ciudadano autosuficiente

Salvoconductos para tu coche

Las líneas rojas que delimitan la zona restringida a vehículos de residentes en Madrid.

Un salvoconducto es un “documento expedido por una autoridad” que da una cierta libertad de movimientos, según su categoría. Ahora en España tenemos los nuevos  salvoconductos para coches, que son muy importantes para saber donde podremos meter el vehículo sin problemas los próximos años y donde nos van a dar el alto.

Las cuatro categorías de vehículos que tienen derecho a salvoconducto o “etiqueta ambiental” son las siguientes:

(Nota: por ahora, no es obligatoria llevar la etiqueta pegada en el parabrisas. No obstante, sí es recomendable, pues ahorra el trámite de consulta de la etiqueta que corresponde a la matrícula).

Cero-Azul: el salvoconducto más potente, permite acceso ilimitado a cualquier parte de la ciudad, y no pagar por el aparcamiento en las zonas de estacionamiento regulado. Pueden llevarlo los vehículos eléctricos o los híbridos enchufables de más de 40 km. de autonomía eléctrica, que se supone que pueden circular un buen rato sin lanzar gases por el tubo de escape.

Eco-Verdiazul: el siguiente en poderío, permite acceso a zonas limitadas para residentes (en Madrid, la gran zona restringida que coincide con el distrito centro). Pueden llevar esta pegatina los vehículos híbridos de cualquier tipo, enchufables o no, así como los coches alimentados con gas natural o con GLP (gases licuados del petróleo, como el butano y el propano).

C-Verde: un salvoconducto de tercera categoría, permite por ejemplo entrar en la zona Madrid Central para aparcar en un garaje privado o aparcamiento público.
Pueden llevarlo los coches de gasolina y diésel matriculados a partir de 2014, es decir, que deben cumplir la norma Euro 6 (los diésel) o Euro 4, 5 y 6 (los de gasolina)

B-Amarillo: el cuarto de la lista, incluye coches de gasolina matriculados a partir de 2000, por lo que cumplen la norma Euro 3, y diésel matriculados a partir de 2006, que cumplen la norma Euro 4 y 5. Tendrán un acceso limitado a los centros urbanos, según han dicho oficialmente las autoridades de ciudades como París.

El resto de los vehículos no pueden llevar ninguna etiqueta ambiental. Esta quinta categoría verá su acceso severamente limitado a muchas partes de la ciudad. Por ejemplo, no pueden entrar en la zona Madrid Central y en Barcelona no pueden  acceder en caso de episodio de contaminación a la ZBE (Zona de bajas emisiones), un área de 92 km2 que incluye casi todo el municipio de Barcelona y partes de otros colindantes. En 2025 no podrán circular por todo el municipio de Madrid. En muchas ciudades francesas rige un sistema parecido al de la DGT, Crit’Air, que marca a los coches que no tendrían derecho a llevar pegatina ambiental en España con un distintivo gris.

La combinación de las etiquetas ambientales oficiales y de las políticas urbanas de movilidad menos contaminante solo está empezando. Ahora mismo todos los coches en nuestro país están clasificados oficialmente en cinco categorías, desde la Cero-Azul, que es bienvenida a la ciudad, a la “Sin derecho a pegatina”, que pronto no tendrá derecho ni a entrar en la ciudad.

Las tres categorías intermedias podrán ser usadas para aumentar o aflojar la  presión según convenga a las políticas municipales. El distintivo B-Amarillo será el siguiente en ver seriamente restringida su libertad de circulación. El distintivo C-Verde (norma Euro 6) será el siguiente. Ahora mismo, si alguien se va a comprar un coche, la pegatina que podrá llevar en el parabrisas es una información crucial para saber dónde podremos circular con nuestro vehículo ahora o dentro de cinco años.

Únete a los miles de personas que ya han medido su huella ecológica… y aprendido cómo hacerla más pequeña. Haz clic en este enlace, no te llevará más de un minuto.