Opinion · Ciudadano autosuficiente

La aventura de viajar

Imagen de John Howard en Pixabay

Como bien sabemos existen diversos medios de transporte, tanto para viajar por placer como para realizar nuestras labores cotidianas. En esta ocasión, vamos a centrarnos en hacer una comparación de las diferentes opciones que nos ofrecen los vehículos privados y el transporte público.

Vamos a ver un trayecto determinado, desde la zona norte de la ciudad de Madrid al campus externo de la Universidad de Alcalá, en un viaje de ida y vuelta. Para el cual, desde mi experiencia, se pueden adoptar diferentes alternativas para efectuar el desplazamiento.

Las principales opciones serían, en primer lugar, coger un tren desde la estación de Chamartín hasta la estación del campus externo de la universidad, una vez allí caminar dando un agradable paseo hasta la facultad, aconsejable en meses de otoño y primavera, o coger un autobús interno del campus, muy útil en días fríos y lluviosos de los meses de invierno. En segundo lugar existe otra opción, que sería coger un coche privado desde el lugar donde residimos en Madrid hasta la misma facultad en la universidad de Alcalá.

Para este trayecto, con los puntos de inicio A y destino B definidos, vamos a comparar sistemáticamente apartados como comodidad, seguridad, tiempo que se tarda, cuanto cuesta, contribución o no a la salud, (por ejemplo, si se hace un tramo caminando), contaminación generada, etc.

La alternativa de coger un tren , como dar un paseo o coger el autobús, tiene como gran ventaja la comodidad. Los trayectos suelen ser tranquilos e incluso aburridos, ya que es un desplazamiento rutinario, y hacer el mismo trayecto todos los días puede resultar pesado. Para combatir el aburrimiento, es posible disfrutar del paisaje mirando por la ventanilla, leer un libro o una revista, estudiar, escuchar música, navegar por internet con tu teléfono móvil, o aprovechar el largo trayecto para echar una cabezada. Esta última es una gran opción cuando coges el tren muy temprano y has tenido que levantarte a horas intempestivas.

Otra de las ventajas que supone viajar en tren, es la seguridad. Cuando los trenes están adecuadamente atendidos y llevan un mantenimiento periódico, rara vez han ocurrido accidentes con este medio de transporte, ya que usa raíles que no comparte con nadie, no existen giros bruscos ni otro tipo de situaciones peligrosas que se puedan dar en la carretera. El coste del viaje es muy bajo, esa es otra de las virtudes de viajar en tren. Para una persona de entre 18 y 25 años, en Madrid se puede recargar el abono joven de transporte por tan solo 20 euros mensuales, permitiendo moverse por toda el área de la Comunidad de Madrid.

Por otro lado, es destacable mencionar otra ventaja de hacer el trayecto en tren, que es tener la opción de terminar el itinerario andando, es un punto extra en favor de la salud. Por último, la principal y más importante ventaja es que el tren es el medio de transporte más sostenible, ya que no produce tantas emisiones de CO2, y estas emisiones provienen de la producción de la electricidad que alimenta al tren, que es un vehículo de emisión cero, no consume demasiada energía y sus niveles de ruido son menores que otros métodos de transporte.

El primordial inconveniente encontrado a la hora de viajar en tren es que se tarda mucho tiempo, alrededor de una hora y veinte minutos, contando con que no haya retrasos, pero por lo general el tren Chamartín – Guadalajara pasa con bastante frecuencia.

Para la alternativa de hacer el trayecto en vehículo privado, entre las principales ventajas se encuentran la comodidad, punto en común con el transporte en tren. En el coche tú puedes poner los asientos de la forma más cómoda que te parezca, a la vez que el reposacabezas, la altura y la inclinación del volante, fundamentales para el confort durante la conducción. Regular la temperatura como queramos en ese momento, o incluso subir y bajar las ventanillas para que nos entre aire del exterior.

Otro punto a favor del coche, es que te permite tardar menos tiempo, en torno a treinta minutos si el tráfico va fluido, de lo contrario, si hay atasco, el tiempo estimado es de unos cuarenta y cinco minutos.

En otro orden de ideas, también existen desventajas muy significativas. Por un lado la seguridad. Una de las cuestiones vitales para todos nosotros gracias a la mayor concienciación que existe sobre todo lo que gira alrededor del mundo del motor y de los accidentes de tráfico. A pesar del afán de las empresas automovilísticas por fabricar coches más seguros, por ejemplo aumentando el número de airbags y el sistema de frenado, y también pese a las campañas para evitar accidentes, el número de muertos supera los mil anuales, con decenas de miles de heridos graves. Los accidentes de tráfico debido a la utilización del coche proporcionan la gran totalidad de accidentes debidos al transporte, ya que es el medio que más heridos y muertos provoca en la población. Una tremenda desventaja del coche es que debes mantener la atención en todo momento fija en la conducción, ya que una distracción de un solo segundo puede provocar un grave accidente.

Por otro lado, es de suma importancia destacar que entre los inconvenientes de utilizar un coche privado, están los costes del combustible, puesto que hay que llenar periódicamente el tanque de gasolina. A día de hoy, en Madrid el precio de la gasolina sin plomo 95 se encuentra en torno a 1,3 euros el litro, y el precio del diésel es de alrededor de 1,2 euros el litro, por lo que si se llena el tanque del coche en su totalidad, el gasto será de unos 60 euros, con una duración aproximada de dos semanas o tres como mucho, dependiendo de lo que consuma el coche.

Según Ecologistas en acción, el automóvil es el medio de transporte que más impacto ambiental provoca, el que resulta más caro, y el que más energía consume.
La utilización de vehículo propio, es muy ventajosa para realizar determinados trayectos que no se encuentren cubiertos por transporte público, pero su uso excesivo provoca frecuentes atascos, que anulan su principal ventaja, la velocidad.

El consumo de energía en total de un coche, incluyendo su construcción, la infraestructura y el mantenimiento, es aproximadamente el doble del consumo del tren y el metro, y cuatro veces más que el autobús. Según estos datos, aportados por Ecologistas en acción, el medio de transporte menos eficiente es el coche, ya que estos contribuyen de manera importante al cambio climático y emiten además diversos compuestos tóxicos, como los óxidos de nitrógeno o las partículas. Los automóviles son responsables del 80% de emisiones de NO2, y del 60% de emisiones de partículas. Todo esto afecta gravemente a la salud de las personas, provocando el incremento de enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Otra desventaja que produce la utilización del coche es el ruido, ya que el 80% del ruido en las ciudades es debido al tráfico. Esto provoca efectos perjudiciales en la salud, pues induce a trastornos relacionados con el sueño, estrés y ansiedad, e incluso incrementa la agresividad y la irritabilidad de la población.

También es importante señalar que las tasas de ocupación que tienen los coches son bajas, ya que de media viajan 1,2 personas por vehículo. Sin contar los impactos sobre el resto de medios de transporte, incluyendo los no motorizados, ya que el uso excesivo del coche es la causa de que los ciudadanos se retraigan en la decisión de usar el tren , metro, autobús e incluso caminar, pues las ciudades están diseñadas en su gran mayoría para el transporte en coche, sin grandes espacios para que los peatones anden, y la posibilidad de sufrir atropellos si se descuidan.

En conclusión,  viajar en transporte público es el modo más eficiente y práctico de desplazarse, tanto a nivel medioambiental, como para la persona que realiza el trayecto, teniendo en cuenta la comodidad, seguridad, y el precio, además de aportar grandes beneficios para la salud.

Laura Velasco Puig