Ciudadano autosuficiente

¿Cómo te moverás dentro de diez años?

La movilidad dentro de las ciudades ha evolucionado mucho. Antaño, la ciudad era un sitio prácticamente peatonal, debido a la escasez de vehículos, tanto privados como públicos.  Después esto evolucionó a ciudades dominadas por el transporte de motor térmico, ya sean coches individuales o autobuses que se mueven por toda la ciudad. Esta tendencia había empezado a cambiar gracias a la peatonalización de grandes calles, las zonas de tráfico restringido, el aumento del precio de los parking y zonas para aparcar el coche y a la aparición de los patinetes eléctricos. Pero ahora hemos entrado en una nueva etapa, en parte debido al Covid-19, donde muchas de las aceras y calzadas están ocupadas por las terrazas de los bares. Y donde se ha priorizado el uso del transporte privado en vez del uso del transporte público, evitando así las grandes aglomeraciones de pasajeros.

Sin embargo, favorecidas por la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética y a las nuevas tecnologías, se ha fomentado la aparición de soluciones de movilidad urbana que favorecen los desplazamientos peatonales mediante nuevos modelos de vehículos diferentes a los utilizados tradicionalmente y sin emisiones a las atmósfera.

Estos son los medios de transporte urbano, de menor a mayor impacto, de los cuales buena parte  han aparecido en los últimos años:

A pie: las ciudades tienen cada vez zonas peatonales y más ahora, ya que algunas de las calles principales se corta el tráfico durante los fines de semana y festivos, lo cual hace más fácil la movilidad a pie para disfrutar de las ciudades.

En bici: cada vez es más común ver gente en bicicleta por las ciudades, sobre todo con la creación de carriles bici en calles principales y secundarias.

Bike sharing: es un servicio de bicicleta eléctrica compartida, donde una persona puede alquilar una bicicleta durante un tiempo determinado.

Los patinetes eléctricos: es un servicio de vehículos compartidos donde el usuario puede alquilarlos durante el tiempo que necesite, para que después pueda ser utilizado por otra persona.

Moto Sharing: es un servicio de moto compartida (por lo general eléctrica), donde el usuario puede alquilar el vehículo de manera ocasional.

Carsharing: es un servicio de coches compartidos (casi siempre eléctricos), donde el usuario alquila el vehículo durante un periodo de tiempo determinado.

En transporte público: las ciudades tienen una amplia red de transporte público, ya sea por tren, autobús o metro. Es una de las maneras más rápidas de cruzar la ciudad y de las más ecológicas. Además, se puede llegar casi a cualquier lado usando el transporte público y con las nuevas apps puedes determinar el tiempo que tarda en llegar a tu parada y muchas otras informaciones. Un transporte público que desapareció hace años, pero ahora está volviendo es el tranvía,  una manera ecológica (ya que es eléctrico) de moverse por la ciudad.

Coches eléctricos, ligeros y pesados: como su propio nombre indica son vehículos eléctricos diversos tamaños, desde cuadriciclos de dos plazas (solo en el caso de los ligeros) a coches de cuatro o cinco plazas para moverse por la ciudad. No están plenamente desarrollados para ser utilizados fuera de las ciudades, debido a la falta de infraestructuras y a la baja autonomía, pero la Unión Europea está invirtiendo grandes recursos para poder solventar estos problemas.

En moto: es otro medio de transporte muy común en las grandes ciudades, sobre todo para evitar el tráfico, pero sigue siendo un medio muy contaminante, y algunas de ellas tiene prohibido el paso al centro de las ciudades.

Coche convencional de motor térmico: son vehículos que funcionan con diesel, gasolina o gas natural. Es el vehículo que predomina en las grandes ciudades, aunque con las nuevas tecnologías tiene los días contados.

SUVs urbanos: son coches con un peso y tamaño más elevado y compacto que los convencionales, funcionan con un motor térmico y son la nueva tendencia (por desgracia) en las ciudades.

Los tres últimos transportes utilizan energías no renovables. La combustión de estos elementos produce CO2 y partículas, las cuales incrementan el cambio climático y provocan enfermedades respiratorias, respectivamente.

Pero, ¿cómo será realmente la movilidad en el futuro?

Debido a los antecedentes, a las nuevas tecnologías y a la crisis del Covid-19, lo más probable es que veamos cada vez más calles únicamente peatonales o solo con acceso permitido a los vehículos eléctricos o compartidos. Las zonas de aparcamientos sufrirán una subida en su precio para evitar la entrada masiva de vehículos de motor térmico en el caso urbano. El uso del transporte público volverá a su normalidad, será uno de los transportes más utilizados.Y sobre todo, crecerá la demanda de vehículos compartidos, ya sean patinetes o motos, debido a la gran facilidad de acceso y a los bajos precios. Si cambiamos la forma de movernos por las ciudades no solo contribuimos a la reducción de las emisiones de CO2, sino que creamos una ciudad más limpia y saludable.

Lucía González Matas

Photo by Diego Marín on Unsplash