Hipócritas

ES LO QUE HAYEVA MINTENIG. Periodista.

Qué hipócritas somos. Tenemos a Hilario, a Maribel, a Rosita, a Claudia, arreglándonos el grifo que gotea, cuidando de los abuelos, planchando nuestra ropa y recogiendo a nuestros niños en el colegio, en Alemania, en Francia, Italia y también aquí.

Sin embargo, nuestros gobiernos han hecho causa común para aprobar en el Parlamento Europeo una directiva que permite que estas personas, si no tienen papeles (y muchas no los tienen), puedan llegar a pasar hasta 18 meses internadas en un centro hasta ser devueltas a sus países de origen. No importa que tengan trabajo, ni hijos, ni raigambre:
no importa nada.

Como no me gusta ser hipócrita, voy a enterarme bien del nombre de todos y cada uno de los europarlamentarios que me representan que hayan votado a favor de esta directiva y no les volveré a escoger jamás. Nunca me ha gustado tirar la piedra y esconder la mano, y la aprobación de esta restricción de los derechos humanos, más que una piedra, me parece un pedrusco de inmenso tamaño.

Por eso, animo a todos los votantes a que hagan lo mismo, que se enteren bien del voto de sus representantes y que, si piensan que a las personas no se las puede encerrar sin haber cometido delito alguno, les hagan llegar a esos parlamentarios, de cualquier forma posible, un mensaje alto y claro: no estamos
de acuerdo.