Pan y fútbol

Es lo que hay

Eva Mintenig, periodista

Ya sé el resultado del partido de ayer. Pero no quiero hablar de él, sino del mítico partido de cuartos de final. Durante el España-Italia había en mi casa ocho hombres dispuestos a ver el partido y gritar un poquito. Yo, acertadamente, decidí refugiarme en la cocina y hacer una tortilla de patata. Mientras tanto, puse la tele y busqué cualquier canal que no diera fútbol.

Me quedé en TV3, con un reportaje interesantísimo sobre China, los Juegos Olímpicos y los derechos humanos. Búsquenlo en la Red: vale la pena (Hikaro Productions).Las autoridades chinas, aprovechando el tirón económico de los Juegos, quieren dar al mundo una visión de sociedad moderna y de apertura
política.

Pero es posible burlar la censura oficial y dar datos reales sobre la situación del gigante chino, porque la gente habla, y con cualquier móvil su voz se puede emitir al mundo entero. No hay “guías” ni
policías suficientes para acallar a los periodistas intrépidos, que empiezan ya a denunciar las tropelías medioambientales y
sociales que se están cometiendo.

Y atención: todas las pruebas olímpicas se emitirán con un retraso de 20 segundos. Por si las moscas. Quiero decir, por si a alguien se le ocurre aprovechar la ocasión para denunciar la pena de muerte, la situación de los disidentes, el sometimiento del Tíbet, o cualquier tontería de estas.