¡Qué bueno lo del AVE!

XABI CASINOS

Debo confesar que desde que tenemos AVE Barcelona-Madrid no he vuelto a hacer este trayecto en avión, aunque que mi Iberia Plus se resienta. Y la verdad es que no tengo ninguna intención de volver a cambiar a no ser que por alguna razón deba regresar al puente aéreo. La comodidad del tren, que te lleva de centro a centro sin largos y costosos desplazamientos de taxi, y poder prescindir de los pesados controles y eternos tiempos de espera en las terminales compensa sobradamente la mayor duración del viaje, durante el que uno puede libremente enchufarse a su iPod o trabajar con su portátil sin temer interferir en los controles y operaciones del vehículo.

Esto que me pasa a mí parece que lo han experimentado también más de 200.000 viajeros frecuentes entre ambas ciudades, que se han pasado al AVE. Esto ya está cuantificado, y así lo han demostrado los primeros informes, pero algún día habrá que medir también cómo está cambiando la relación entre madrileños y barceloneses. Tengo la sensación que se han incrementado los viajes por simple placer, para disfrutar de la oferta cultural de las dos capitales, su gastronomía, paseos y comercios tradicionales.

Y esto es muy importante, porque ya va siendo hora de que las dos superen prejuicios y tabúes innecesarios que van más allá de la rivalidad digamos que tolerable y que debemos dejar, simplificando, en el fútbol y la competencia en determinados sectores económicos.