Obispos, con la Justicia habéis topado

SALOMÉ GARCÍA

Por fin una buena noticia de la Justicia, después del mal sabor que han dejado el episodio alcohólico del afortunado juez del caso Mari Luz y el enjuague político con el que PSOE y PP han resuelto la renovación del Poder Judicial. La buena nueva viene del juzgado de Garzón, que ayer conminó a la Iglesia a obedecer su requerimiento de información y a facilitar los datos sobre enterramientos que obren en poder de las 22.827 parroquias españolas. Garzón no puede decirlo tan claro, pero viene a advertir a la Conferencia Episcopal de que ha topado con la Justicia. Que obedezca, vamos, como cualquier mortal; y que se deje de dar largas como aquella de declararse “incompetente”; y que pare de poner trabas como la de indicar al magistrado que debía dirigirse a cada una de las parroquias o a los 70 obispados que las tutelan.

¿Incompetente la Conferencia Episcopal? Solo cuando se le pide ayuda para cerrar las heridas del franquismo. ¿Que no tiene compendiada la información sobre las víctimas? Venga, hombre. Será de las rojas, porque bien diligente que fue para acumular los datos de sus mártires, esos que eleva de tanto en tanto a los altares.

Si no podemos (aún, que no decaiga) tener un Estado laico; si debemos soportar el boicot eclesiástico a los avances sociales y tragar con que Religión sea asignatura; gocemos al menos envidiando a Garzón, que ha puesto a los jefes de los curas en su sitio.