De plata o de bronce, vale con que sea medalla

AMPARO ESTRADA

Los deportistas que ganan la medalla de bronce suelen estar más satisfechos que los que ganan la plata, porque los primeros se comparan con todos los que no ganaron medalla, mientras que los segundos lo hacen con el que ganó el oro –y porque han perdido la final–.

En estos momentos de crisis, cuando el desempleo aumenta al ritmo de 200.000 parados más al mes, tener un trabajo es como colgarse una medalla, aunque hace unos meses se viera ese mismo empleo lleno de inconvenientes.

Además de imperar el conformismo en las crisis, éstas deterioran los avances conseguidos en las relaciones laborales. La crisis es una buena excusa para que las empresas sean cicateras y no atiendan las reivindicaciones de los trabajadores. Ya no sólo sirve de justificación para no subir –o subir poco– los sueldos, sino que también permite sobrecargar de trabajo a la plantilla, ya que a los que no pierden el empleo se les exige trabajar por dos. Cierto que en España hay mucho que mejorar en productividad.

Ante este panorama, ¿qué papel juegan los sindicatos?