Ciudadanos

¿Quo Vadis?

JOSÉ ANTONIO LABORDETA
Esa pregunta me hago cuando compruebo la formación de la nueva Mesa del Congreso cuya importancia para el desarrollo de la vida parlamentaria es fundamental porque allí se admiten, o rechazan, las propuestas de los Partidos para componer los distintos apartados del trabajo semanal.
Si el Gobierno es de derechas, domina la derecha y ante cualquier desvío ideológico de las huestes rojiverdes, la Presidencia, y sus colaboradores, se encargan de mandar al garete esas propuestas.
Si gobierna la izquierda, aunque sea esta un tanto desteñida, la Mesa debe contar con mayoría de gentes de ese lado de la Cámara para defender la Propuestas progresistas.
En esta Legislatura no es así: excepto dos militantes del PSOE- Bono no sabe uno donde milita- que son la señora Cunillera y el señor Barrero, los demás son o conservadores ideológicos- el señor Jané, por ejemplo o el representante del PNV- o radicalmente de derechas a tope.
Ante esa situación a los ingenuos, que no entendemos de alta política, como la que lleva el señor Blanco, se nos hacen los ojos chiripitas porque, durante dos Legislaturas, hemos pasado por el sofoco de la VII o por el incierto futuro de la VIII. Pero la que viene, la novena, trae tantas dudas y tanta fritura cocineril que, con emoción, se espera el discurso de Zapatero- del que dije que era el Presidente mas de izquierdas- porque veo que se destiñe tanto que acabarán todos en un monocolor entre naranja y blanco.
Que los dioses nos sean benignos y que al señor Llamazares le salga el sol por Antequera. Es lo único que nos queda.