Ciudadanos

¡Agua va!

JOSÉ ANTONIO LABORDETA

Es el grito preferido de Rajoy y sus boys. Igual le da decirlo en Almería, en Murcia o en Zaragoza. Lo que sucede es que ese grito "desgarrador" de la España sedienta no lo lanza con la misma voluntad ni con la misma convicción. El sabe donde tiene que poner la puya y la pone, y donde tiene que mentir, y miente. El único problema es que esa cara que tiene de farsante con su sonrisilla conejil, se le atraganta y las mentiras las suelta como quien no quiere la cosa.

Vamos por partes: Habla del Pacto del Agua de Aragón y parece que sus conmiletones baturros no le advirtieron de que el Pacto está muy cambiado y que si se pone en marcha- que tardaría treinta años, como mínimo- el Delta acabaría muerto. Pero el Eminente habla de que hay que trabajar para que esta zona no sufra la devastación del desastre ecológico-no dice como- y luego, con el agua sobrante-¿que agua?- que no se vaya al mar-otra estupidez- y que, a través de tuberías, las que compró Aznar, llevar esa estafa a Valencia, Murcia y Almería. ¿Se pueden decir mayores estupideces, mentiras y falsificaciones de la verdad en el corto espacio de un mitin?

Los paisanos lo podían haber llevado a la orilla del Ebro y que viese la agonía de este río en estas fechas. Pero no, seguro que le pusieron fotos del Danubio y al ritmo de un vals, la señora Rudí y sus compais, le jalearon como si fuese Marianico el Corto. Pero esta vez de verdad.