Ciudadanos

¡Génova!

JOSÉ ANTONIO LABORDETA

Sería digno de que alguien nos contase lo sucedido en Génova- la sede del PP- en la noche electoral. Los cuchillos, dialécticos, debieron de funcionar piso por piso y, mientras, la DOÑA albergaba en su ambición la caída del electo deselegido. Todo digno de un drama shespiriano donde solo faltó que un ascensor no hubiese cerado bien sus uertas y algún adicto- a Rajoy o a la DOÑA-hubiese caido al vacio. Los rostros de los que salieron al balcón, y de los que no salieron, aparentaban la misma tragedia menos Acebes que parece que no se entera de nada y ríe, ríe, igual que las hienas, esté donde esté y pase lo que pasé.

Lo que está pasando ya se ve: Zaplana a la calle, al furgón de cola, con los del Mixto que, aunque buena gente, no soportan tanto agridulce sabor a nada. ¿Y quien más? Si Rajoy, que parece que anda por Méjico, desea renovar sus huestes, debe mandar a toda la caterba de muñidores, que él conoce muy bien, a las orillas del Mixto  en donde doña Rosa Diez, la defensora de las esencias patrias, pondrá un cúmulo de sofocos a los de BnG, Nabai, y ErC .Otra ciercera repleta de esa mala uva que transmite esta señora .

La Legslatura va a ser digna de que se vea y se analice: Las huestes de la Corte celestial y de los Santos andan pidiendo cabezas de los moderados del PP. Les gusta tanto el odio, la manipulación barriobajera y la miserabilización de la vida política que solo de oír al señor Elorriaga de manera moderada, se suben a la parra y se ponen de insultar como   viejas verduleras. Zapatero: ¡sujétate los machos!