Matar el correo

JOSÉ ANTONIO LABORDETA

ETA  utiliza eso que tanto gusta a los grupos inquisitoriales y autoritarios: acabar con el que trae las noticias, buenas o malas, pero que nunca les gustan a ellos. Unas veces porque cuentan sus realidades y otras porque descubren sus miserables debilidades. Sea como sea, ellos siempre disparan sobre el que tiene la voz y la palabra. Les molesta todo lo que suena en el aire.

Y eso intentaron una vez mas: Acabar con el correo, y nunca mejor clasificado, que ese diario que sale en Bilbao con su tendencia conservadora y españolista, como lo denuncian, que cubre una buena franja de las gentes que viven en Euskadi y en buena parte de la Rioja.

No lo han conseguido y cada vez fallan más porque por fácil que parezca, matar con fines terroristas no se aprende en un par  semana  en los bosques de las Landas. Hacen falta muchas mas cosas que odio, hace falta mucha sangre fría y eso solo se consigue con el convencimiento de que aquello que andas haciendo- matar, destruir- te llevará un día a la “libertad de tu país”.

Con el tiempo solo los mas integristas permanecen en esa teoría y los que andan por cárceles durante mas de veinte años y salen, y vuelven a su pueblo, por mucha bravuconería que le echen, en el fondo son ya unos derrotados que lo único que les queda, como signo de vida, es seguir haciendo de la violencia-ayuntamientos violentados, casas del pueblo destrozadas y batzokis hundidos- su única señal de existencia.