Ciudadanos

Un truco para soportar lo que viene

SALOMÉ GARCÍA

O tienen ustedes una vida interior tan intensa que prescinden de la realidad –conozco casos– o les esperan cincuenta días de matraca electoral hasta la cita del 9 de marzo. Por mi parte, una vez descartadas las drogas ilegales –no prometo nada–, me he buscado un truco para soportar lo que se avecina.

Hasta nuevo aviso, me limitaré a leer las informaciones sobre el PP. No me negarán que es un partido de lo más ameno.

Tiene de todo: unas dosis de corrupción, luchas intestinas por suceder al líder antes incluso de que las urnas dictaminen si se lo merece; una mala de manual al acecho de ese puesto, de ésas que logran poner al espectador de su parte; puestas en escena de lo más innovadoras; empresarios supermillonarios que se van a preocupar de cómo llegan las familias españolas a fin de mes; especialistas en la mentira escrutando las declaraciones de Zapatero para pillarle en un renuncio; un ex presidente que ha sido abducido por su propio personaje (su aparición ayer, melena al aire y sujetando al vuelo la pashmina gris, da para una jornada de reflexión completa) y un plantel de secundarios que darán juego.

Los del PSOE ya pueden espabilar. Si quieren mi atención, que trabajen para superar tanto espectáculo.