Opinion · Con M de

Lo imposible es posible

Ya lo dijo nuestro expresidente plagiando a mi querido amigo Máximo Lario: lo imposible es posible. Con este discurso desembarqué el pasado martes en la reunión de organizaciones de la sociedad civil sobre migraciones en la región latino americana, organizada por CEJIL, en la que participaban varias decenas de socios entre los cuales estaban mi excolegas de Oxfam.
Mi función ha consistido en intentar aportar un poco de contexto europeo. Viajé a Washington para exponer la postura que defendemos en la Fundación porCausa, aportar al debate explicando cuáles son los errores cometidos en Europa en gestión migratoria, errores que America Latina debería evitar.
El primer error es pensar que nada de lo ocurrido en Europa puede suceder en la región. Pero nosotros sabemos que lo imposible -tener a la gente confinada en campos con limitación de la libertad en suelo europeo- es posible. También parecía imposible cerrar físicamente y securitizar fronteras de cientos de miles de kilómetros, y ahora es posible. Lo imposible era blindar fronteras entre países que forman parte de un acuerdo de libre movimiento de personas, rompiendo un tratado multilateral como el de Dublin. Es posible. Segregar, maltratar, desatender de forma sistemática a poblaciones vulnerables, pedir a terceros países que vulneren los derechos humanos «por nosotros», permitir discursos xenófobos y no hacer frente a las informaciones demagógicas sobre los migrantes… Aceptar la criminalización de los que huyen y de los que les ayudan.
Todo eso que hace solo cinco años parecía imposible en Europa, ahora es tan posible que está absolutamente aceptado en nuestra sociedad. Escasean las voces críticas y contamos con muy poco apoyo. Desde que empezaran las llegadas de ciudadanos sirios a suelo europeo, todo ha sido acción y reacción, y con resultados que resultan muy pertinentes para mantener una floreciente industria del control migratorio. La respuesta de Europa consiste en externalizar las fronteras, un negocio que está engrosando las arcas de países cuya relación con los derechos humanos es muy deficiente y alimenta de forma incalculable a unas mafias que lo mismo trafican con personas, que lo hacen con drogas o armas. De esto nadie quiere hablar. Es demasiado complicado, es mejor no saberlo.
Mi discurso apocalíptico llega en un momento en el que “lo imposible” asoma la patita en la región latinoamericana. En Brasil ya hay campos de refugiados militarizados y gestionados por ACNUR. México se ha convertido en el líder en deportaciones desde que en 2015 empezara a recibir dinero de Estados Unidos para este fin. La unidad de Mercosur se ha esfumado.
Perú y Ecuador han cerrado parcialmente los pasos fronterizos oficiales, ahora exigen el pasaporte a los ciudadanos venezolanos, a sabiendas de que la mayoría de ellos no lo tienen: hace cuatro años que apenas se expiden. Los grupos paramilitares colombianos colaboran en las mafias de movimientos de personas, las redes de trata de mujeres crecen a velocidades insospechadas, niños extranjeros vagan solos y desatendidos por los puntos de paso fronterizos.  Aflora la xenofobia contra otras nacionalidades, a pesar de que comparten idioma, color de piel y religión. Todo esto sucede en países que hasta hace poco eran emisores de migrantes, y donde ahora el número de inmigrantes crece día tras día. Los bulos, la desinformación, el discurso político segado contra la solidaridad y la humanidad se están haciendo fuertes y frecuentes, y ya resultan aceptables.
En este marco nada me resulta más acertado que la unión que propone este grupo de trabajo. Organizaciones de derechos humanos de toda la región, de diferentes tamaños y con distintos enfoques,  se encierran dos dias para ver qué pueden hacer juntas con el fin de evitar “lo imposible”. El resultado del encuentro es una declaración consensuada que se hará pública en los próximos días y que marca el principio de un ambicioso plan de trabajo, en cuyo centro se encuentran las personas y la recuperación de la unión de la región. Este es el único formato posible que se me ocurre para recorrer el complicado y largo camino que les espera.