Elecciones andaluzas: ¿Qué decían los partidos andaluces sobre inmigración en 2015?

Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, con varios medios de comunicación en 2015. Foto: PSOE de Andalucía.
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, con varios medios de comunicación en 2015. Foto: PSOE de Andalucía.

Daniel Domínguez // El 8 de octubre de 2018, Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, firmaba el decreto mediante el cual se producía la disolución del Parlamento andaluz. De esta forma, se convocaban nuevas elecciones para el próximo 2 de diciembre, día en el que el pueblo de Andalucía tendrá que elegir a sus 109 representantes políticos. En unas semanas comenzará una campaña electoral y los cabezas de cada partido se dejarán la garganta en relatar sus medidas. Pero nosotros hemos querido mirar hacia atrás. Y nos preguntamos: ¿Qué decían los partidos sobre la inmigración en sus programas electorales para las elecciones andaluzas de 2015? Los programas de los cinco partidos más votados en esas elecciones contemplaban un epígrafe dedicado a este colectivo, pero con algunas diferencias lingüísticas. Mientras que PSOE, PP, Podemos y Ciudadanos se referían a la "inmigración" en su título, IU titulaba con "personas migrantes". Cierto es que Podemos, dentro de dicho punto, hablaba del colectivo indistintamente como "inmigrantes" o como "personas migrantes".

Esto es lo que decían los partidos en materia migratoria antes de las elecciones de 2015 en Andalucía:

PSOE (Susana Díaz)

El PSOE de Andalucía fue el partido que menos espacio dedicó a las propuestas sobre inmigración. Fuera del apartado concreto dedicado expresamente a este asunto, el PSOE hacía referencia a la inmigración dentro de sus propuestas sobre sanidad, haciendo hincapié en que gracias a los sucesivos gobiernos socialistas se ha "preservado la universalidad del sistema", negándose a "aplicar la exclusión de la inmigración en situación irregular y otros colectivos, una limitación puesta en marcha mediante la reforma sanitaria de 2012 que solo permitía a los migrantes recibir atención sanitaria de urgencias, o a menores y a embarazadas.

En el apartado de Educación, prometían dar una atención educativa al alumnado inmigrante "desde una perspectiva integral e intercultural" y poner en marcha "programas de integración en escuelas", impulsando también "un Plan de Barrios integral para aquellas zonas de alta presencia de población de origen inmigrante".

Dentro del epígrafe "Inmigración", el PSOE andaluz no proponía medidas concretas sino que hacía una declaración de intenciones. "Aspiramos a vivir en una sociedad en la que los principios de tolerancia, integración y rechazo de todas las formas posibles de racismo y xenofobia sean elementos caracterizadores", comenzaban destacando al inicio del punto, rechazando cualquier trato injusto e inhumano.

La propuesta principal de los socialistas era promover "la plena integración social, económica, laboral y cultural de las personas inmigrantes en Andalucía" mediante el mantenimiento de las medidas llevadas a cabo hasta ahora por el Ejecutivo. Recordemos que el PSOE gobierna en Andalucía desde la Transición, por lo que una parte importante de su programa electoral se centra en dar continuidad a las políticas puestas en marcha durante la legislatura anterior. "Nuestro compromiso es reducir barreras en la prestación de servicios públicos, en el acceso a la vivienda, al empleo, promoviendo y fomentando los valores vinculados al respeto a las diferencias y todo en el marco de los derechos humanos", terminaba el epígrafe, no sin antes hacer referencia a las campañas agrícolas en Andalucía, uno de los sectores que más mano de obra migrante acoge en la región.

PARTIDO POPULAR (Juan Manuel Moreno)

Si miramos fuera del epígrafe que el PP dedicaba a la "Inmigración", solo encontramos menciones a este colectivo cuando el partido hacía sus propuestas para el deporte. "Fomentaremos el acceso y la práctica del deporte en sectores sociales especiales, tales como: colectivos desfavorecidos, personas mayores, personas con discapacidad e inmigrantes", especificaban. Otra de las aspiraciones de los populares andaluces era "erradicar la exclusión social y a integrar a las minorías, con especial atención a la inmigración".

Dentro del punto específico dedicado a "Inmigración", la gran propuesta del partido de Juan Manuel Moreno era la elaboración de un IV Plan Integral para la Inmigración en Andalucía, con la intención de articular medidas "verdaderamente eficaces en los ámbitos de intervención sobre la realidad migratoria". Para conocer "de primera mano" la realidad migrante, los conservadores prometían establecer "un contacto estrecho y permanente con los colectivos y con las organizaciones sociales".

La traducción era otra de las grande claves del programa electoral del PP en materia migratoria, prometiendo "intérpretes en aquellos servicios de la administración pública más demandados por el colectivo inmigrante". En cuanto a centros de acogida, alojamientos temporales, etcétera, aseguraban que mejorarían las condiciones de éstos.

El PP dedicaba varios puntos a los menores migrantes, prometiendo una "mejora de la Red de Centros de Acogida y Protección de Menores" y una mayor coordinación con "todas las Administraciones y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en las políticas que inciden en la lucha por los derechos de los menores inmigrantes y atención a la infancia", dirigiéndose especialmente a los casos de explotación sexual, mutilación general femenina o la concertación de matrimonios de conveniencia de menores de edad.

Finalmente, abogaban por la articulación de medidas comunes dentro de la Unión Europea en materia migratoria y por proporcionar a las Corporaciones Locales una línea de financiación condicionada en materia de Inmigración con fondos propios de la Comunidad.

PODEMOS (Teresa Rodríguez)

Podemos, al igual que el resto de partidos, también dedica un apartado a la inmigración, en este caso con el subtítulo "Una Andalucía para todas y todos". Las primeras menciones del partido al colectivo migrante las encontramos dentro de su política rural y deportiva. En ambos casos, el partido de Teresa Rodríguez prometía incorporar a la población dentro de estos ámbitos, evitando así la exclusión.

Al comienzo del epígrafe "Inmigración: Una Andalucía para todas y todos" realizaban una importante crítica a aquellos "discursos demagógicos" que "pretenden criminalizar la inmigración", y dividían el punto entre "Principios" y "Propuestas". En el primero, el partido exponía su pensamiento en materia migratoria, haciendo énfasis en que la base de la ciudadanía debe ser la residencia y no la nacionalidad. "Por ello queremos promover una mirada a la inmigración que deje de señalarla como un problema", aseguraban en su programa electoral. Bajo este discurso "responsable y positivo" se encuentran las "Propuestas", las cuales, según el partido, deben ser integrales y no únicamente "basadas en el empleo o la integración". Para ello, proponían "establecer un enfoque de coherencia de políticas para el desarrollo y un organismo público asociado encargado de liderar, coordinar y transversalizar las políticas públicas en materia de inmigración"

Entre las medidas concretas, a diferencia del Partido Socialista y del Partido Popular, Podemos proponía en 2015 instar al Gobierno central y a la Unión Europea a cerrar los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) existentes en el territorio andaluz. También había propuestas para los Menores Extranjeros No Acompañados (MENA), como buscar una alternativa a las pruebas isométricas o "definir medidas (...) para que puedan emprender un proyecto de vida digno".

También proponían dotar de más medios a los Consejos por la Integración a nivel provincial, "promover una nueva regulación de las migraciones (...) basada en el respeto de los derechos humanos y el derecho de asilo" y crear un Observatorio Andaluz de la Frontera Sur. Gran parte de estas medidas se enmarcaba dentro de una: el desarrollo de las medidas contenidas en el PECI II y el PIPIA III "con dotación adecuada".

CIUDADANOS (Juan Marín)

El partido de Juan Marín también contemplaba un epígrafe completo dedicado a "La inmigración", que se encontraba entre otros como "Violencia domestica",  y "Drogodependencia" y "Regulación de la prostitución". Las propuestas del partido naranja se dividían en cuatro bloques. El primero, llamado "Control de flujos", aunque comenzaba normalizando la inmigración, se centra en regularla atendiendo a la "evolución económica y las necesidades laborales de cada país" para evitar que se convierta en "un problema social" debido al "acceso a los servicios del estado del bienestar".

En la segunda de las propuestas, la "Integración", el partido exponía que "los inmigrantes no pueden eludir el cumplimiento y respeto a las leyes y los valores democráticos" de nuestro país, para luego proponer medidas de integración como facilidades para la "adquisición de conocimientos básicos del idioma, la historia y las instituciones del país de acogida", además de la reagrupación familiar, pero solo para aquellos "que dispongan de vivienda y recursos económicos adecuados para atender a la familia". También proponían el derecho a voto en las elecciones municipales para ciertas nacionalidades.

La tercera propuesta tenía que ver con la "Dimensión europea". En ella, pedían una armonización y unificación de las políticas de los Estados en materia de inmigración y asilo, además de "establecer los mismos criterios para la concesión del Estatuto de refugiado y en la lucha contra el tráfico, trata y explotación de personas".

Aunque el resto de partidos hacían una división entre inmigración e inversión en cooperación y desarrollo, Ciudadanos lo incluyó dentro del mismo punto. Aquí proponían "establecer unos planes de inversiones" para el control de los flujos migratorios y el "compromiso de colaboración de los Estados en aspectos de policía de fronteras, lucha contra las mafias de tráfico de personas y repatriación de sus nacionales". Finalmente, rechazaban cualquier tipo de medida "destinada a establecer procedimientos de regularización masiva de inmigrantes".

IZQUIERDA UNIDA (Antonio Maíllo)

En su epígrafe "Propuestas sobre personas migrantes", IU comenzaba relatando la importancia de los inmigrantes dentro del mercado laboral español y los problemas a los que se enfrentan. "En general, los inmigrantes ocupan los peldaños más bajos de la escala ocupacional. Desempeñan los trabajos menos calificados y de mayor temporalidad", especificaban, con una mención especial a las mujeres: "redunda en la invisibilidad de estas mujeres la alta concentración como empleadas de hogar en régimen interno y la informalidad de su régimen laboral", añadían.

También dedicaban un espacio a exponer los factores que impedían a las personas migrantes "ser ciudadanos (...) con plenos derechos": la no aplicación del derecho de asilo y los derechos fundamentales, la socavación de la dignidad de los trabajadores migrantes y la dificultad d integración. El partido también criticaba el desenfoque de las políticas migratorias siempre centradas en el "control de fronteras" en lugar de mirar hacia otras como "la participación comunitaria" o "la reagrupación familiar".

Las propuestas de Izquierda Unida seguían una línea mucho más encaminada a la inclusión de las personas migrantes y al respeto de sus derechos cuando ya se encuentran en el territorio nacional. Por ello prometían una protección de las personas "por encima de su situación administrativa", "extender los derechos de Ciudadanía a los residentes no comunitarios (...), eliminando la actual política de presión policial", "garantizar la igualdad de derechos laborales" y de educación social, homologando los títulos educativos de estas personas.

Además, prometían crear un organismo independiente que se encargase de calificar la situación de los países de origen de las personas migrantes y aplicar la Convención Internacional sobre Derechos de las personas migrantes y sus familias. Al igual que Unidos Podemos, IU solicitaba también el cierre de los CIEs y la prohibición de expulsiones colectivas. También realizaban propuestas para el tratamiento de los MENA y medidas contra la trata de seres humanos.