Opinión · Con M de

Boochani, el refugiado iraní que escribió un libro por WhatsApp

El periodista kurdo-iraní Boochani. Foto: Amnistía Internacional.
El periodista kurdo-iraní Behrouz Boochani. Foto: Amnistía Internacional.

Por J. Aragón (@sejoluis)

La historia de Behrouz Boochani a simple vista podría ser la de millones de refugiados, pero no es así. Sin saberlo, Boochani creó una potente narración de su experiencia como refugiado a través de WhatsApp. Este periodista de origen kurdo-iraní sacó provecho de los cinco años que estuvo detenido en la isla de Manus en Papúa Nueva Guinea, del Pacífico australiano, para comunicarse por medio de mensajes de la famosa red social.

La isla de Manus (Papúa Nueva Guinea), señalada con un localizador rojo.
La isla de Manus (Papúa Nueva Guinea), señalada en el localizador rojo. Imagen: Google Maps.

En 2018 fue publicado No Friend But the Mountains: Writing from Manus Prison (Sin más amigos que las montañas, Editorial Picador Australia), un relato autobiográfico de 416 páginas que recoge las historias vividas y los recuerdos que quedaron plasmados en la memoria del periodista tras su paso por la prisión para migrantes de Manus. El texto ha sido alabado por la crítica, que lo describe como un libro poético, conmovedor, un relato lírico, un grito de resistencia.

Portada de 'No Friend But The Mountains', de Behrouz Boochani.
Portada de ‘No Friend But The Mountains’, de Behrouz Boochani.

A finales de enero, Boochani recibió el Premio Literario Victorian 2019 a la No Ficción, un galardón que concede por el Centro Wheeler. Este reconocimiento disparó la popularidad de la historia e hizo que la situación de las personas migrantes que tratan de llegar a Australia cobrara protagonismo en los medios de comunicación de ese país.

La llegada de Boochani a territorio australiano se dio en agosto de 2013, tras huir de Irán por la persecución y amenazas de las autoridades a raíz de su trabajo. Este periodista publicó e informó en periódicos iraníes como el Kasbokar Weekly o el Etemaad. Además, junto a varios colegas fundó la revista Werya, enfocada en la defensa de derechos humanos y un sistema federal para Irán.

A principios de 2013, la Guarda Revolucionaria Islámica iraní allanó las oficinas de la revista y arrestó a once de sus colaboradores. A partir de ese momento, Boochani comenzó su huida para preservar su integridad personal, un periplo que lo llevaría hasta Australia en busca de protección.

La historia de Boochani se ha convertido en un altavoz para el polémico centro de detención de Manus, en el que las autoridades australianas recluyen a quienes llegan a sus costas de manera irregular. “No quería ir a la cárcel en Irán, así que me fui a Australia (…) Me encerraron en esa cárcel durante años”, explicó Boochani en referencia al centro de detención de Manus.

Los textos compilados por Boochani más tarde fueron editados como una manera de mantener viva su experiencia, así como para proteger estos escritos de los estrictos controles semanales a la habitación en la que se encontraba recluido por parte de los guardas de seguridad.

Esta situación de represión a las personas migrantes y solicitantes de asilo se enmarca dentro de la estricta política migratoria de Australia. El Gobierno australiano actúa así para que los solicitantes de asilo que arriban a sus costas en barco no tengan la posibilidad de tramitar sus peticiones de asilo y regularizar su situación, a pesar de tener derecho a pedir el estatus de protección.

Numerosas organizaciones internacionales abogaron por la liberación del periodista, así como de los demás retenidos en los campamentos de la isla. “Los riesgos de lesiones graves ahora son completamente previsibles si las autoridades usan la fuerza. A sabiendas de esto, el gobierno está poniendo en riesgo a los refugiados”, declaró Kate Schuetze, investigadora para el Pacífico de Amnistía Internacional.

El relato del periodista kurdo-iraní se convierte en una plataforma más para las denuncias de las organizaciones internacionales como Amnistía internacional, que critica con dureza los abusos cometidos por las autoridades australianas contra las personas migrantes recluidas en la isla de Manus. Gracias a este libro, es posible entender en detalle cómo se deshumaniza y se elimina la identidad de quienes huyeron de su país para encontrar una vida mejor, y acabaron recluidos en esa isla remota del Pacífico.