El yate y las pateras del rey de Marruecos

Mohamed VI, rey de Marruecos. Foto: Agencia MAP.
Mohamed VI, rey de Marruecos. Foto: Agencia MAP.

Según el Diccionario de la Real Academia Española:

Paradoja:
1. adj. desus. paradójico.
2. f. Hecho o expresión aparentemente contrarios a la lógica.
3. f. Ret. Empleo de expresiones o frases que encierran una aparente contradicción entre sí, como en mira al avaro, en sus riquezas, pobre.

7 de julio de 2019. La Unión Europea aprueba una partida de 140 millones de euros para Marruecos. Objetivo: que las autoridades marroquíes controlen con más contundencia a los migrantes. De esos 140 millones, al menos 40 los pone España. El Gobierno español destina una parte de ese dinero (en torno a 26 millones), a comprar para Marruecos 750 vehículos, drones, escáneres, radares y otros dispositivos para reforzar el control fronterizo. Marruecos se queja de que ese dinero queda lejos de los 6.000 millones que Europa ha destinado a Turquía, pero el director de Migración marroquí dice que esos 140 millones son un «buen inicio».

10 de julio de 2019. Mohamed VI, rey de Marruecos y comendador de los musulmanes de ese país, estrena el Badis 1 -en alusión al peñón español de Vélez de la Gomera-, un lujoso yate de 90 millones de euros y 70 metros de eslora por 13 de ancho. Por estas mismas fechas, el año pasado regaló a su hijo un avión personalizado para su 15 cumpleaños. Sin embargo, esta vez se trata de un autoregalo por el 20 aniversario de su entronización (que coincide con otro cumpleaños menos regio: el de 30 años de muertes en el Estrecho). Es su segundo yate y uno de los 10 yates de vela más grandes del mundo. El monarca alauí lo compró a través de una empresa con sede en islas Caimán, uno de los paraísos fiscales predilectos de las grandes fortunas del planeta. Mohamed VI es el hombre más rico de Marruecos y el quinto más rico de África. Posee doce palacios, 600 coches de lujo, una fortuna que supera los 5.000 millones de euros y viaja acompañado de un séquito de 300 personas.

'Badis 1', el nuevo yate de Mohamed VI. Foto: Perini Navi.
‘Badis 1’, el nuevo yate de Mohamed VI. Foto: Perini Navi.
'Badis 1', el nuevo yate de Mohamed VI. Foto: Perini Navi.
‘Badis 1’, el nuevo yate de Mohamed VI. Foto: Perini Navi.

19 julio de 2019. El gobierno en funciones de España aprueba una partida extraordinaria de 30 millones de euros para Marruecos, con cargo al Fondo de Contingencia del Ministerio del Interior.

14 de agosto de 2019: Durante las dos primeras semanas de agosto, cae la llegada de migrantes procedentes de Marruecos, a pesar de que el clima es idóneo. No es la primera vez que pasa. La razón: Mohamed VI navega por la costa norte marroquí -no lo hace a bordo del Bladis 1, sino de otro yate que le presta el emir de Qatar– y miles de gendarmes patrullan la zona para garantizar la seguridad del rey. Sin embargo, en lo que va de año, 18.018 personas se han lanzado al mar desde las costas marroquíes con el objetivo de llegar a Europa. Se trata de un fuerte descenso: en el mismo periodo de 2018, llegaron a España desde Marruecos 30.800 personas, una cifra récord tras el ‘cierre’ de las rutas turca y libia. Los marroquíes son los más numerosos y, además, crece su proporción sobre el total: en 2018 representaron el 22% de los que se lanzaron al mar para llegar a España, mientras que este año son el 29,9%.

El periodista Javier Otazu acaba de publicar Marruecos, el extraño vecino (La Catarata), un libro que ayuda a entender la situación que vive la sociedad marroquí. Marruecos es el país más desigual del norte de África, según Oxfam. Sus instituciones figuran entre las más corruptas del mundo, según Transparencia Internacional. El 45,1% de las familias marroquíes viven en situación de pobreza y el 19% vive con menos de cuatro dólares al día, según el Banco Mundial. El 44% de los marroquíes quiere emigrar, según un barómetro de la BBC. Ese sentimiento se dispara al 70% en el caso de los jóvenes. El desempleo en Marruecos ronda el 9,8%, con una particularidad: a diferencia de la estadística en España y Europa, Marruecos contabiliza como trabajadores a quienes se ganan la vida en el sector informal, sin contrato, vendiendo pañuelos en un semáforo, por ejemplo. Si Marruecos aplicara el baremo español para medir el desempleo, su tasa de paro sería superior al 51%, según datos de CGEM, la mayor patronal del país.

El presidente Pedro Sánchez, junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante un encuentro con Mohamed VI (Noviembre de 2018). Foto: Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa.
El presidente Pedro Sánchez, junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante un encuentro con Mohamed VI (Noviembre de 2018). Foto: Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa.

Fuentes de salvamento señalan nuevos repuntes en el uso de botes tipo ‘toy’ -de juguete-, en detrimento de las pateras y lanchas de mayor estabilidad, un fenómeno que agrava la penosa seguridad de quienes se lanzan al mar. El monarca alauí hace alarde de un lujo desenfrenado y usa el grifo migratorio y la cooperación antiterrorista como válvula de presión y chantaje, pero ni España ni Europa elevan toques de atención ante la situación que padecen sus súbditos. Más bien al contrario: paradójicamente, suscriben mayores partidas económicas, hacen la vista gorda ante el soborno de agentes europeos por parte del Gobierno marroquí, o ante los atropellos a los derechos humanos que se cometen en el país, e incluso incumplen sentencias del Tribunal de Justicia europeo, como la que establece que el Sáhara Occidental debe quedar al fuera de los acuerdos de pesca porque Marruecos no tiene la soberanía de esa antigua colonia española.

Alfombra roja y lluvia de millones para el monarca del yate; mano dura para los súbditos que, desesperados, migran a bordo de una patera. Qué paradoja.