Opinion · Con M de

«No fue un ‘descubrimiento’, sino un genocidio»

'Manifestación antirracista del 12 de octubre'. Foto: Jake Daniel Lewis
‘Manifestación antirracista del 12 de octubre’. Foto: Jake Daniel Lewis

Sandra Yáñez / Poder Migrante (@MigrantePoder)

Con motivo del 12 de octubre, mientras oficialmente en España se vive un día celebración nacional y el relato se centra en su papel conquistador del continente americano, diferentes colectivos migrantes y antirracistas organizaron actividades tanto en el país como en otras ciudades de Europa y América para reivindicar que “no hay nada que celebrar”.

“No olvidamos que el 12 de octubre de 1492 representa el inicio del mayor genocidio de la historia con más de 80 millones de seres humanos asesinados y al menos 20 millones esclavizados. 527 años después, continuamos reivindicando nuestras ancestralidades, afirmando cotidianamente la resistencia, la vida y el amor frente a las políticas de muerte y odio producidas por la colonización”, sostiene el manifiesto colectivo que hicieron público dichos colectivos.

Entrevistamos a Nélida Molina, residente en España desde hace 25 años, portavoz del colectivo Trawunche Madrid (Coordinadora de apoyo al Pueblo Mapuche) y que hizo parte de la Asamblea «Descolonicémonos: 12 de octubre nada que celebrar«, organizadora de las actividades en Madrid para explicarnos en qué consistieron sus reivindicaciones y actividades.

Muchas personas preguntan, ¿por qué seguir insistiendo si ya han pasado cinco siglos? Y ustedes responden: “La respuesta es simple: porque este modo de colonización que pone a Europa como centro y modelo, se mantiene”. ¿Qué razones les impulsaron a publicar este documento?

Somos varios colectivos de diferentes pueblos originarios que defendemos y apoyamos sus luchas de resistencia. Desde hace ocho años estamos reivindicando nuestra existencia en este lado del mundo para decir que no fue un «descubrimiento», como se pretende hacer creer, sino que fue un genocidio y la devastación de esos territorios de esas riquezas naturales. Nos acusaron de ser flojos, de ser borrachos, de ser ignorante porque cuidábamos la tierra, porque nuestra relación con la naturaleza es de armonía y equilibrio, cosa que el capitalismo extractivista no acepta porque para ellos solo se trata de ganar dinero a costa de la pobreza de los pueblos originarios.

A propósito de la celebración del 12 de octubre en España, en el manifiesto se relaciona la colonización española que comenzó hace 500 años con hechos como el asesinato de líderes en el sur global, la Ley de extranjería española o las condiciones de trabajo de las empleadas del hogar que son inmigrantes. ¿Podría explicarnos esta relación?

Todos estos hechos son determinados por la acción de despojo, de usurpación, de expoliación de nuestro continente de Abya Yala. No es casual que el cambio del clima en estos momentos está afectando a este lado del Norte porque ahora es cuando les preocupa, pero mientras han podido enriquecerse y destruir todos nuestros recursos naturales es que han podido hacer para ellos un mundo de bienestar social que en nuestros países de origen y nuestro territorios y pueblos originarios no existen las mismas condiciones de bienestar social para todos. Eso es solamente para los que son herederos de los invasores y colonizadores que vinieron de este lado del mundo de Occidente.

También han organizado, además de la manifestación, una serie de actividades culturales que incluyen la presencia de María de Jesús Patricio, Marichuy, portavoz del Congreso Nacional Indígena (CNI) en México y excandidata presidencial. Cuéntenos un poco más sobre las actividades realizadas.

Organizamos un acto de resistencia en pleno corazón del imperialismo invasor que fue en la Plaza de Colón donde hicimos un homenaje a todas las víctimas y a todos nuestros ancestros que han seguido luchando y resistiendo durante 500 años. Hicimos un acto de homenaje donde dijimos que no fue un «descubrimiento», sino un genocidio, donde reivindicamos el despertar de los pueblos indígenas que hoy se están movilizando para recuperar el equilibrio y la armonía con la naturaleza, cosa que desde aquí eso no se puede entender. 

Los pueblos originarios, los pueblos indígenas son los que en estos momentos están luchando por mejorar esas condiciones. Valga la pena recordar lo que está pasando en Ecuador o en Colombia, los miles de muertes y asesinato de pueblos indígenas y de líderes indígenas que son los que están trabajando y luchando por recuperar su territorio, recuperar su cosmovisión, recuperar su cultura tradicional y sus lenguas, tal como lo han hecho desde hace más de cinco siglos.

Otra de las actividades fue en la puerta del Sol, donde convocamos una concentración y un pasacalle en el que participaron colectivos de diferentes países por las calles de Madrid hasta llegar a la tabacalera que se encuentra en Glorieta de Embajadores. Allí tuvimos un evento donde hubo música, poesía, danzas, comidas típicas y artesanía de nuestros países de origen para pasar una buena tarde y conmemorar un 12 de octubre en el que nosotros somos herederos de los ancestros que dieron su vida por defender su territorio.

¿Qué opinión les merece la carta que envió el alcalde de Madrid a los madrileños para participar de la «fiesta nacional española», en la que habla de la invasión y colonización del continente llamado hoy América en términos de «intercambio», «encuentro de mundos», «riqueza compartida» y «legado cultural», entre otros?

Creo que es un buen cómico porque la verdad es que miente de una manera increíble cuando dice que fue ‘el comienzo de una gesta prodigiosa en la que participaron millones de personas durante cuatro siglos’… cuatro siglos en los que estábamos luchando los originarios, o ‘para compartir un continente entero’… porque compartir implica un intercambio, pero para ellos invasores no fue ‘compartir’.

Fue una imposición, un despojo, un expolio, una imposición de una lengua, una cultura. Llegaron con la cruz y la espada y eso es simbólico: la cruz para convertirnos a esos dioses que no eran los nuestros, a una cultura que no nos pertenece, una cultura que es blanca, colonizadora, verticalista. Nuestros pueblos, sus cosmogonías y sus relaciones son horizontales, circulares, de acuerdo con los mandamientos que nos hace la naturaleza y nos llevaron los mandamientos de otro mundo. El ‘derecho las artes y las técnicas’ que ellos impusieron allí en realidad nos robaron la cultura, nuestra lengua, y se las apropian y las folclorizan. Es una vergüenza para nosotros que este señor sea capaz de decir que fue un engrandecimiento y un prodigio para todos nosotros. 

La nación española, dice, ‘es la reunión de los españoles de ambos hemisferios’. Si fuera así por qué razón los que venimos desde América, del mal llamado continente «América», una «América» impuesta, nos piden documentos, nos piden visado. Deberían entonces eliminar la ley de extranjería, ya que si ‘venimos del mismo continente’ y hemos ‘compartido’ ese continente, por lo tanto los ‘españoles’ según ellos, de allá y de acá, no tendrían por qué tener pasaporte y viajar sin imposiciones de leyes de extranjería. Por eso este señor desconoce la realidad, desconoce su legado, tiene una visión neo occidental fascista donde se impone su percepción, su cultura, su realidad, por sobre la diversidad de nuestros pueblos.

Poder Migrante es una red de activistas y colectivos migrantes que buscamos crear conciencia y movilización contra el racismo estructural, los discursos y políticas xenófobas antiinmigración que nos criminalizan.