‘Viaje a mi blanquitud’ (Colaboración): “ Y vino Colón y descubrió los espacios políticos” (8.2/∞)

"Y vino Colón y descubrió los espacios políticos" Ilustración de Omar Andrés Corchero; Instagram: @el_de_la_kresta

Laura Fernández Morena (@EnDeconstruxion) / Nia Cardona (@Saliva_Korrosiva)

  • No deberíamos ser enemigos en las luchas por los derechos y libertades de todas, deberíamos ser aliadas. Un precioso reto para este año para todas, para repensar y desaprender unidas, y luchar más fuerte.
  • Viaje a mi blanquitud

Como es el primer artículo del año, qué mejor que hablar de los típicos propósitos de año nuevo. Un propósito de año nuevo para la blanquitud que creemos que es indispensable es el de responsabilizarnos de nuestro privilegio en los espacios políticos (Laura). Ya que no nos sentimos ni representadas, ni bienvenidas, nos sentimos violentadas y utilizadas (Nia). No deberíamos ser enemigos en las luchas por los derechos y libertades de todas, deberíamos ser aliadas. Un precioso reto para este año para todas, para repensar y desaprender unidas, y luchar más fuerte. Que los espacios sean más diversos y más eficientes. Al fin y al cabo, el objetivo es el mismo: un mundo más justo.

¿Porqué vuestros espacios políticos no nos representan?

Estamos hartas de vivir nuestra vida y lucha política en segundo plano, secundando vuestras directrices y siendo vuestro instrumento cuando os viene bien para mostrar una supuesta "inclusividad" que poco o nada tiene que ver con la realidad.

Nuestra opresión se ve invisibilizada con vuestras actitudes burlescas, en las que se nos muestra también de forma infantil, como víctimas y personas que necesitamos vuestro liderazgo.

La naturalización del colonialismo, el privilegio blanco, la mercantilización de las niñas haciendo fotos sin su permiso cuando vais de salvadores blancos por el mundo enseñando en redes lo buenas personas que sois y lo ínfimas que somos nosotras: "con lo poco que se conforman", "lo felices que son con tan poco"... Quitándoles su derecho a la identidad, al sujeto político; siendo algo violento e invasivo.

Los espacios políticos y el activismo están monopolizados por una perspectiva blanca y occidental totalmente colonial en la que poca cabida tienen activistas racializadas y se les trata con condescendencia, casi dando las gracias porque "nos han cedido algún espacio".

Un gran ejemplo de ello es que casualmente los hombres blancos (cis) se centran en la lucha de la clase obrera sin ver más allá de este prisma. Las mujeres blancas (cis) se centran en el feminismo blanco hegemónico sin tener en cuenta las realidades y opresiones de distintos colectivos marginalizados. He aquí la importancia de la interseccionalidad (teoría por cierto acuñada por una mujer racializada, negra, catedrática en teoría crítica de la raza y género llamada Kimberlé Crenshaw). Entonces, ¿el resto, dónde quedamos? Lo que más me duele y molesta de todo es que no existe una responsabilidad antirracista real, política. No piensan en ello, en cuestionar sus privilegios, crear sus propios espacios de deconstrucción y aprendizaje teniendo una escucha activa sino que muchas veces la contestación es "si no te gusta, hazlo tú", traduciéndose en: "danos la información masticada y deja de quejarte". No olvidemos que lo que resulta incómodo para la blanquitud, se evita. Nadie quiere que le den un llamado de atención cuestionando un privilegio, actitud o comportamiento cuando es "imposible" ya que "también entienden esta lucha". Un ejemplo muy claro es "lo importante es la intención": si yo me río de ti, de tu cultura, tus rasgos físicos o manera de hablar, no tiene nada de malo porque tenemos una amistad o somos compas de lucha. No importa el daño que esto te pueda hacer constantemente porque no te lo están diciendo de mala fe… Y cuidado si te enfadas o molestas porque "ya estamos exagerando" o "sacando todo de contexto". ¿Os suena de algo, feministas blancas?

Yo no puedo ser racista si mis amistades son "moros", "negritos" y "me he acostado con una panchita". A lo que ante estas agresiones te contestarán: "Bueno, no hagas caso, es una broma, no lo hace de mala fe"; en vez de confrontarles. De nuevo, ¿Os suena de algo, feministas blancas?

Lo que se sale de la occidentalización está mal, como los cánones de belleza y la instrumentalización de quienes no encajamos en esta norma, como lo exótico, distinto y que no está a la altura. Parece una broma, pero es muy triste que personas racializadas con "whitepassing" acaben oprimiendo a otras racializadas con rasgos y características más notables por mera supervivencia y adaptación, para ser "uno más". Ser más como el opresor para ganar un respeto sin que se le valore por cómo es como individuo (piel negra, máscaras blancas, Frantz Fanon).

Muchas veces no se entiende que nos cuesta más encontrar un trabajo más allá de los trabajos que están supuestamente establecidos según nuestra procedencia o color de piel, encontrar un alquiler sin mil pegas; que no generemos confianza a la gente, porque: "a saber que nos pueden hacer (robar, violentar...)", y es verdaderamente lamentable que compañeras de lucha no lo comprendan, sino más bien sigan perpetuando la norma, quitando valor a nuestros problemas y además se aprovechen de ello para colgarse medallas.

Tristemente es más seguro para una persona racializada pasar desapercibida.

Pero no lo haremos…

Debéis entender que los "espacios políticos" así deben ser: políticos, horizontales e inclusivos. Deben ser espacios seguros donde todas las personas podamos sentirnos arropadas, comprendidas, unidas y queridas; y no todo lo contrario, como suele pasar. Estas luchas las libramos juntas, compartiendo, aportando, trabajando y aprendiendo.

Estamos viviendo momentos históricos muy importantes, tristes por las pérdidas de nuestras hermanas pero potentes, con ganas de avanzar y conseguir metas, sueños, ilusiones, propósitos y realidades para todas. En EEUU cada día se lucha más para parar la masácre de compañeras y compañeros negros a manos de la polícia racista, clasista y asesina. Por las demás personas racializadas tan sumamente violentadas solo por eso, por su perfil racial, sin apenas oportunidades en un país que se vende como la cuna de la democracia y la libertad. En España el incendio provocado en 2012 a la estatua de Colón en Barcelona. En verano de 2020 en Madrid distintos grupos antirracistas cuelgan una pancarta en la estatua de Colón para pedir su derribo y todos los símbolos que exaltan la colonización en el estado español bajo el lema: "Fuego al orden colonial".

Cada vez hay y habrá más alzamientos antirracistas porque somos muchas, muy hartas y rabiosas con ganas de recuperar lo que es nuestro, lo que nos pertenece y lo que nos debéis por responsabilidad política. No solo lo queremos en espacios políticos sino también en la sociedad en general, son nuestros.

Como he dicho hemos venido a luchar y no pararemos hasta alcanzar nuestros objetivos, hasta que caiga el poder establecido.

Nos vais a ver y oír cada vez más y más alto.

Por último pero no menos importante dejamos por aquí algunas cuentas de Instagram de activistas y/o colectivos antirracistas que para mí son muy bonitas, con las que aprendo mucho. Como veis cada vez somos más batallando fuerte desde diversos ámbitos y lugares distintos.

-Podcast decolonial y autogestionado "La furia de mi yuca"

-Raizesbilbo

-futurotrans

-jd.hitch

-Colectivo_ayllu 

-Empatravas 

-Espacioafro

-Hanan_midan

-Soyciguapa 

-Luciambomio

-Pikara_magazine 

-Mmujeresindigenas 

-Black.rainbow_art 

-Louisyupanqui

-Gadyola

-Casadraglatina

-Marjoriemachadorico

*Nota sobre lenguaje y género: No he podido utilizar el lenguaje inclusivo. Mil disculpas y un fuerte abrazo a las personas que se puedan sentir excluidas o no se sientan identificadas con el género utilizado.

Nia Cardona: mujer sudaka, migrante, criada en Soria (una de las capitales de provincia más pequeñas de España, con lo que eso conlleva), de padre y madre migrantes del precariado orgulloso. Activista en continuo aprendizaje. Puedes encontrarme en las redes sociales: @Saliva_Korrosiva (Instagram y Twitter).

Laura Fernández, "una chica blanca "normal y corriente"" (si eso ahora significa algo), está @EnDeconstruxion y en una serie de artículos compartirá su proceso de deconstrucción blanca.