Con negritas

Ganadores y perdedores en la nueva caja gallega

Tras el visto bueno de sus respectivas asambleas generales, la fusión entre Caixa Galicia y Caixanova, laboriosamente urdida por ALBERTO NÚÑEZ FEIJóO, ha entrado esta semana en la recta final. Si todo discurre conforme a lo previsto, la sociedad resultante, quinta del nuevo ránking del sector, empezará a operar como tal el próximo 1 de diciembre, aunque todavía no se sabe con qué nombre. Al frente de ella permanecerá formalmente, durante los primeros 18 meses, el veterano JULIO FERNÁNDEZ GAYOSO, de 79 años, máximo responsable de la entidad con sede en Vigo desde 1965. Luego está llamado a sucederle, por idéntico periodo de tiempo, el actual presidente de Caixa Galicia, MAURO VARELA, según  los acuerdos en que se basa la operación.

Esta rotación en la cúpula de la gran caja gallega encubre el hecho de que la indiscutible ganadora de la fusión es Caixanova, precisamente la que menos interés tenía en unirse a su rival de toda la vida. Para ablandarla ha sido necesario ceder ante muchas de sus exigencias y, por encima de cualquier otra, la de que la gestión efectiva quedase en manos de una persona de la casa: el director general, JOSÉ LUIS PEGO. Por razones de equilibrio territorial, Núñez Feijóo intentó que el resultado fuese más armónico, pero tiró la toalla cuando el Banco de España condicionó su apoyo a que Caixa Galicia no tuviera el  mando. Como consecuencia de ello, su primer ejecutivo, JOSÉ LUIS MÉNDEZ, muy a pesar suyo, ha tenido que tomar el camino de la jubilación después de 33 largos años en el cargo.

Hasta el último momento, Méndez ha maniobrado para hacerse un hueco relevante en la nueva caja, pero ni Caixanova ni el Banco de España se lo han permitido. El otrora todopoderoso director general de Caixa Galicia tendrá que conformarse con un puesto meramente representativo y no retribuido: el de presidente de la fundación. Mejor suerte ha corrido su primogénito, JOSÉ LUIS MÉNDEZ PASCUAL, cuya carrera profesional ha estado siempre vinculada al grupo y que seguirá llevando las riendas de la corporación industrial, aunque ahora bajo la supervisión de la directora de Finanzas y Mercados, MARÍA VICTORIA VÁZQUEZ, que procede de Caixanova.

Una incógnita más
Quien no puede decir todavía que tenga el futuro despejado es el otro hijo de Méndez al que su padre introdujo en Caixa Galicia, YAGO, director de inversiones de la gestora de fondos de capital riesgo. En lo que hasta ahora se conoce del organigrama de la nueva entidad no aparece por ninguna parte, aunque es pronto para descartar que vayan a ser capaces de encontrarle algún acomodo.