Con negritas

La oportunidad de Cajasol y la soledad de Unicaja

Con su próxima incorporación al SIP formado por las cajas de Navarra, Canarias y Burgos, Cajasol va a matar varios pájaros de un tiro. Se desembarazará de las presiones del Banco de España, que llevaba semanas exigiéndole un paso adelante para reforzar su situación financiera. Dirá adiós al proyecto de JOSÉ ANTONIO GRIÑÁN de fusionarla con Unicaja, en el que tenía todas las de perder. Y mantendrá sus raíces en Sevilla, al haber conseguido que la sede social del SIP, conocido como Banca Cívica, se establezca en esa ciudad.

A Cajasol se le acababa el tiempo para acogerse al FROB, que en principio tiene previsto cerrar el grifo de sus ayudas el 31 de diciembre. Como esos fondos son para procesos de reestructuración, la entidad necesitaba embarcarse con urgencia en alguno de suficiente envergadura. No bastaba la reciente anexión de la pequeña Caja Guadalajara y la búsqueda de un acuerdo con Unicaja hubiera requerido largas e inciertas negociaciones. De ahí que su presidente, ANTONIO PULIDO, optara finalmente por subirse a un tren que ya estaba en marcha.

Gracias a ello, Banca Cívica recibirá del FROB más de mil millones de euros, que les vendrán de perillas a Cajasol y al propio SIP, cuyas pruebas de esfuerzo no arrojaron en julio un resultado demasiado satisfactorio. Ese dinero, entre otras cosas, permitirá sufragar los costes del adelgazamiento de plantilla que Pulido tiene pendiente y que puede afectar a cerca de un millar de trabajadores. No obstante, la fusión con Unicaja, caso de producirse, hubiera abocado a un ajuste de personal sustancialmente mayor, debido a las duplicidades.

Banca Cívica ocupará la sexta posición en el ránking con casi 76.000 millones en activos, a tiro de piedra de las cajas gallegas y del grupo que ahora opera bajo la marca Catalunya Caixa. Mientras, Unicaja debe conformarse con el undécimo puesto, tras representar un discreto papel en la primera oleada de la reconversión del sector.  Su presidente, BRAULIO MEDEL, en quien el Banco de España tenía depositadas muchas esperanzas, se ha limitado a absorber Caja Jaén y prefiere continuar su camino en solitario, al menos de momento.

Sin prisas
Poco después de conocerse la integración de Cajasol en Banca Cívica, Medel admitió las ventajas de ganar tamaño con este tipo de alianzas, aunque, según él, Unicaja no las necesita "con urgencia". Los mercados mayoristas, sin embargo, cada vez aplican condiciones de financiación más estrictas a las entidades medianas o pequeñas.  Y eso las empuja a captar pasivo entre sus clientes a precios muy altos, con las previsibles consecuencias sobre las cuentas de resultados.