Con negritas

El auténtico rey de la alimentación

La compra de la potente división arrocera de SOS por Ebro Foods, líder del sector agroalimentario español, va a dejar en unas mismas manos más del 40% del mercado nacional y un porcentaje mucho mayor si se excluyen las marcas de distribuidor o marcas blancas. De ahí la inquietud que esta operación ha despertado entre los productores, alguno de cuyos representantes alertó recientemente sobre la situación de casi monopolio que puede crearse si las autoridades de la Competencia no toman a tiempo cartas en el asunto.

El grupo que preside ANTONIO HERNÁNDEZ CALLEJAS es propietario ya de las marcas Brillante, Nomen, La Cigala y Herba, a las que sumará SOS cuando la adquisición se materialice, dentro del primer trimestre de 2011. Gracias a ello, el arroz proporcionará a Ebro anualmente unos ingresos adicionales de 250 millones, que en cambio SOS dejará de facturar, con una merma cercana al 20% de su actual volumen de negocio.

La venta de la división arrocera ya la planteó hace meses MARIANO PÉREZ CLAVER como parte del plan de salvamento de la compañía, que atraviesa serios apuros desde que a principios de 2009 se descubrieron los turbios manejos de sus anteriores gestores y socios de referencia, los hermanos JAIME y JESÚS SALAZAR. Entonces no surgió ningún candidato dispuesto a pagar lo que se pedía por ella y la idea fue desechada, hasta que ahora Ebro ha vuelto a hacer acto de presencia.

Con los 195 millones de euros que va a obtener, Pérez Claver podrá recortar la voluminosa deuda de SOS y centrarse en la comercialización de aceite (Koipe, Koipesol, Carbonell). Ebro, además, se ha comprometido a desembolsar un 25% de la ampliación de capital en curso, de modo que se convertirá simultáneamente en el segundo mayor accionista de su principal competidor, sólo por detrás de Caja Madrid.

En conjunto, Hernández Callejas invertirá en esta operación la friolera de 245 millones de euros, pero como compensación pasará a convertirse en el rey indiscutible de la alimentación en España. Su papel en el tablero internacional también acaba de reforzarlo sustancialmente con la compra por 440 millones de euros del gigante australiano Ricegrowers Limited, que opera bajo la marca SunRice en su país y en la zona del Pacífico.