Con negritas

Un reencuentro propiciado por la nueva caja gallega

El destino ha querido que los caminos de dos viejos conocidos, JULIO FERNÁNDEZ GAYOSO y JOSÉ MARÍA CASTELLANO, vuelvan a cruzarse con motivo del proceso de recapitalización de Novacaixagalicia. Fernández Gayoso preside la entidad resultante de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, que necesita 2.600 millones para cumplir las exigencias del Banco de España. Y Castellano ha manifestado su disposición a reunir una parte de ese dinero, echando mano de los fondos de inversión con los que mantiene buenos contactos. A cambio pide vara alta en la gestión, avalado por su condición de artífice del desarrollo de Inditex, donde trabajó con AMANCIO ORTEGA hasta su abrupta salida en 2005.

La ruptura de tan exitoso dúo empresarial se produjo a raíz de un episodio al que no fue ajeno Fernández Gayoso, entonces presidente de Caixanova. EMILIO BOTÍN estaba resuelto a pescar un comprador para el 22% que el Santander tenía en Unión Fenosa y echó el anzuelo en tierras gallegas. La posibilidad de hacerse con el control de la eléctrica sedujo a JACINTO REY, dueño de la constructora San José, que no podía sospechar la debacle inmobiliaria que se avecinaba. También atrajo a Fernández Gayoso y al propio Ortega, de modo que los tres decidieron presentar conjuntamente una oferta.

Cuando conoció los términos de la operación, Castellano tuvo un sonoro enfrentamiento con su patrón, que inicialmente había preferido dejarlo al margen. Como consecuencia de ello, se precipitó el ya previsto relevo de Castellano por un nuevo número dos de Inditex: PABLO ISLA, hoy sucesor in pectore de Ortega. Este no sólo perdió a quien había sido su mano derecha durante dos largas décadas sino también la opción de meter la cabeza en Unión Fenosa, pues se le adelantó FLORENTINO PÉREZ, gracias a un acuerdo relámpago con Botín.

Castellano desapareció de escena, pero por poco tiempo: dos años después sería nombrado presidente de ONO a instancias de los fondos de inversión mayoritarios en la operadora, cuyo concurso puede serle de gran utilidad ahora.