Entrecanales saca partido de su apuesta por Endesa

Cayeron sobre él chuzos de punta cuando, animado por el Gobierno y con el siempre interesado apoyo de EMILIO BOTÍN, decidió meter la mano en el avispero de Endesa. Había entonces sobre la mesa dos opas, la de Gas Natural y la de la alemana EON, y estaba en su plenitud la escandalera política orquestada por la derecha para impedir que la eléctrica cayera en manos catalanas. JOSÉ MANUEL ENTRECANALES, prestando oídos a los cantos de sirena que se lanzaban desde Moncloa a favor de una solución española, dio un paso al frente, sin importarle que algunos de sus parientes fruncieran el ceño por ello. Se alió con la italiana Enel y, en apenas unos meses, aprovechó la colaboración que le ofrecía el Banco Santander para llevarse el gato al agua.

El heredero de JOSÉ MARÍA ENTRECANALES, uno de empresarios incluidos en la beautiful people que tanta influencia acumuló en las primeras legislaturas de FELIPE GONZÁLEZ, dio así la campanada. Su campanada. Si hasta entonces había sido el beneficiario de las hazañas empresariales de su padre, con la toma de Endesa adquirió un nombre propio en el mundo de los negocios. Para marcar aún más su territorio, abrió despacho en el imponente edificio que la compañía recién adquirida ocupa en el Campo de las Naciones, a orillas de la M-40.

Sentados sus reales en Endesa, José Manuel Entrecanales tenía una prueba que superar: la primera presentación de resultados. No tanto porque fueran el reflejo de su gestión (lleva sólo unas semanas al frente de la eléctrica, cuya evolución ya antes iba como un tiro) como para tapar la boca de quienes le habían afeado que desatendiera la actividad tradicional de la familia.

El envite lo ha superado, porque Acciona no sólo no se ha resentido, al menos de momento, de la entrada en Endesa, sino que ha extraído un notable rédito de la operación. A ella es atribuible casi la mitad del beneficio de la constructora en los nueve primeros meses de este ejercicio (400 millones). Sin contabilizar Endesa, los resultados de Acciona habrían empeorado un 20% respecto al año anterior.

Por si fuera poco, la jugada ha convertido a los Entrecanales en la segunda fortuna del país, precedidos por el dueño de Inditex, AMANCIO ORTEGA.

A vueltas con el despido

La CEOE lleva dando la matraca con la flexibilización del despido desde los lejanos tiempos de CARLOS FERRER SALAT. Durante su interminable mandato (23 años nada menos), JOSÉ MARÍA CUEVAS agitaba el espantajo en cuanto aparecían los primeros síntomas de que la economía podía ir mal. Y ahora que hay negros nubarrones en el horizonte ha vuelto a sacarlo su sucesor, GERARDO DÍAZ FERRÁN. La patronal no reclama el despido libre individual porque eso ya existe en España. Lo que pretende es que el colectivo esté sujeto a menos trabas y abaratar las indemnizaciones cuanto sea posible. En definitiva: manga ancha.