La persistente politización de las cajas de ahorros

Aunque con desigual entusiasmo, los grandes partidos defendieron en su momento, al menos de cara a la galería, la conveniencia de despolitizar las cajas de ahorros como elemento esencial de la reconversión a la que el sector estaba abocado. Sin embargo, pronto se pudo comprobar que aquello era una simple impostura y que, en realidad, no todos estaban decididos a renunciar alegremente al control de unas entidades de innegable potencial económico.

La primera prueba de que una cosa es predicar y otra dar trigo la ofreció ESPERANZA AGUIRRE cuando puso toda la carne en el asador para desalojar de la presidencia de Caja Madrid a MIGUEL BLESA. No logró que lo sustituyera IGNACIO GONZÁLEZ porque MARIANO RAJOY prefirió que el cargo fuera para RODRIGO RATO, pero el suceso puso en tela de juicio la sinceridad de las proclamas del PP a favor de la despolitización.

Por supuesto, no sólo la derecha ha hecho mangas y capirotes de sus compromisos en esta materia: también los socialistas han renegado de ellos, como muestra el berrinche que cogieron recientemente por quedar fuera del reparto del poder en Kutxabank. La composición del Consejo de Administración del banco encargado de canalizar el negocio financiero de las tres cajas vascas será decidida en exclusiva por el PNV y el PP, en virtud de un acuerdo alcan-
zado entre IÑIGO URKULLU y ANTONIO BASAGOTI.

Otro episodio muy revelador de hasta qué punto la política sigue teniendo un peso importante en las cajas de ahorros se ha producido con motivo de la dimisión de JOSÉ LUIS OLIVAS como vicepresidente de Bankia tras el escándalo del Banco de Valencia. Al sustituto, FRANCISCO PONS, lo ha impuesto la Generalitat y, por si alguna duda cabía, ahí está para corroborarlo la foto profusamente publicada ayer, en la que aparece junto a Rato y a ALBERTO FABRA, este último como gran valedor del nombramiento.

Si es verdad que en los mercados internacionales no se entendía muy bien el estatuto de las cajas de ahorros, lo ocurrido en Kutxabank y en Bankia tampoco ayudará a aclararlo.