Consumidora pro nobis

Noticias impertinentes

Si a algo estamos expuestos sin ser demasiado conscientes de ello es a las noticias chuscas de los portales de internet. Te saludan cada día cuando pasas ante ellas para entrar en tu cuenta de correo electrónico, te hacen creer que son amenas, que te proporcionan información curiosa y que te alegran la mañana cuando, en realidad, te la amargan poco a poco sin que puedas controlar bien de dónde procede esa sensación de que el mundo es un lugar estúpido que ellas contribuyen a generar.

Salvo alguna noticia oficialmente "seria" de cuyo rigor informativo dudo bastante, el resto son curiosidades y consejillos de poca monta. Ejemplos reales son, en la sección salud: "orejas de soplillo: no te acomplejes, tienen solución"; en la de sucesos: "un ladrón obliga a sus víctimas a oirle cantar", y en la de cotilleo sobre famosos, el tono de chufla generalizado incluso ante tratamientos de quimioterapia ("Farraw Fawcett pierde su melena: el ocaso del ángel"). Todo muy en la línea de aquellos dos bizarros periódicos, El Caso y Noticias del mundo, que de vez en cuando era divertido ojear, pero no a diario y menos en nuestros monitores de 13´3 pulgadas. De aquí a nada, las caras de Vélmez aparecerán en ellos como ejemplo de información pertinente para el mundo contemporáneo.

Mientras tanto, y para evitar leer esos titulares que se subrayan solos para que hagamos click sobre ellos, trato de llegar a mi correo por algún atajo; lo mismo que hacemos cuando no queremos encontrarnos con ciertos vecinos del edificio y fantaseamos con salir por la ventana mediante un sistema de poleas. A veces, no queda otro remedio.