Contraparte

¿De qué va Ahora en Común?

.

Antón Fernández de Rota (@AntonFdezdeRota)  y Emmanuel Rodríguez (@emmanuelrog)

.

Algo ha irrumpido en la escena, como el fantasma de aquél viejo manifiesto, asediando al capital, pero también trastocando las reglas del juego de sus antagonistas. Ahora en Común está en boca de todos, pero ¿qué es?

Si hay algo que está claro es que se irá transformando velozmente, materializándose de distintas maneras en los distintos territorios, como una hidra de mil cabezas. En algunos lugares triunfará en su forma original, en otros es posible que sea cooptado por partidos de izquierda o facciones de partidos que vean en ella la posibilidad de sacar tajada.

De concretarse la modificación de la Ley Electoral con la que acaba de amenazar el PP, y que daría un plus de representantes al partido con más votos en las Generales, las propuestas confluyentes se volverían aún más necesarias. En cualquier caso, Podemos, por sí mismo y con sus alianzas territoriales, no puede más que competir por un segundo puesto, arriesgándose a quedar por debajo del bipartidismo y así perder la jugada. Si de lo que trata es de ganar, hay que pensar cómo constituir algo más amplio que aspire de verdad a ser primera fuerza política.

A día de hoy Ahora en Común no es un partido político, y posiblemente no lo sea nunca. La intención es otra: sacar a la luz lo que ya está ahí, expresando el descontento y la fuerza de la sociedad movilizada.

Ahora en Común ha tenido dos detonadores. Por un lado, el modelo de primarias propuesto por Podemos, con el consecuente malestar generado. No es un asunto menor, o un mero problema interno a una formación política, sino la constatación de una deriva en la que el "partido del cambio" se ha ido apartando cada vez más de la filosofía inicial: esa que, desde l@s indignad@s hasta las victorias municipalistas del 24 de mayo, alumbró las nuevas formas de hacer política.

Tres errores en el modelo de primarias. El primero: "aplanchar" la diversidad, dinamitando muchos de sus activos internos y posibles incorporaciones al proceso. El segundo: evitar el voto por circunscripciones provinciales, desapegándose por tanto del territorio y de una construcción del partido descentralizada, asentada en las redes, los movimientos y los partidos-instrumentales locales. Y el tercero: avanzar en el propio desmantelamiento de la idea de partido como partido-movimiento y partido-instrumental, supeditando la idea de la institución como "caja de herramientas" a un centralismo logocéntrico; o dicho de otra forma, Podemos ha decidido seguir girando, como un astro errático, en torno a las formas de partido clásicas.

El segundo detonante tiene que ver con las pasadas elecciones municipales. Por entonces la marca-Podemos empezaba a mostrar límites evidentes. La curva descendente solo pudo ser revertida por las victorias de los municipalistas en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Coruña, Cádiz y tantas otras ciudades. No cabe duda de la importancia del factor-Podemos para las victorias de las candidaturas municipalistas. Pero tampoco puede negarse que, si llegaron a las alcaldías, no fue por repetir la fórmula de Podemos –de  resultados modestos en los parlamentos autonómicos–, cuanto por innovar con confluencia más amplios, ligados a los movimientos locales. Esta nueva experiencia política es la que inspira Ahora en Común para intentar traducirla al ámbito, ciertamente distinto, de unas elecciones generales. Sea como sea, los tres errores de las primarias de Podemos muestran la incapacidad de su directiva para aprender de estas lecciones, refugiándose en posturas más conservadoras: todo por no arriesgar su posición de dirección política.

Pero aún con todo, Ahora en Común no es una alternativa a Podemos. Menos aún una alternativa electoral. Distintos medios lo han querido presentar como un ataque al partido de Pablo Iglesias, incluso como un caballo de Troya de IU para salvar sus naves. Nada más lejos de la realidad. El análisis es unánime en un punto: sin Podemos no se puede ganar. La paradoja es que Podemos solo no es suficiente. La solución: la potencia que hoy desborda por mucho lo que contiene su marca y lo que queda reflejado en el modelo de primarias propuesto. "Desborde" es, de nuevo, la palabra clave.

Ahora en Común surge como una iniciativa de los movimientos sociales y de los sectores movimentistas más proclives a la confluencia dentro de Podemos y de otros partidos de izquierdas como IU y EQUO. Se trata de una apuesta por el desborde, ella misma desbordada desde el primer momento. Quienes participamos del proceso rápidamente hemos visto como una pequeña iniciativa de unas cuantas decenas de personas –tod@s activistas y militantes de base– ardía en un entorno ya de por sí inflamable.

La declinación de Ahora en Común será distinta en cada territorio. No son iguales los contextos políticos de Madrid o Aragón, por ejemplo, y otros lugares como Catalunya o Galiza donde los procesos de confluencia entre Podemos y otros partidos están ya avanzados. En los primeros está casi todo por hacer. En los segundos el reto pasa por profundizar la confluencia expandiéndola y democratizándola aún más si cabe.

Sin duda, lo que se propone comporta riesgos. Y por eso no es solo la prensa de izquierdas quien le está dando bombo, sino también la de derechas. La paradoja es que quizás esté lanzando piedras contra su propio tejado. Si sale bien, el bipartidismo puede perder el primer puesto en las generales. Pablo Iglesias tiene razón. No se trata de crear una "sopa de siglas". De lo que se trata es de aprender de las victorias municipalistas para crear una suerte de segunda versión de Podemos, o como uno de los activistas de Ahora en Común ha insinuado, un Podemos en Común, que se presente con posibilidades reales de ganar las elecciones, y con la potencia social y de movilización suficiente como para, una vez en la Moncloa, gobernar el cambio enfrentándose a los poderes fácticos. "Desborde" significa presentarse a las elecciones con un partido-movimiento y no con un partido al uso. Una amplia coalición social, con un volumen considerable de activistas que movilicen la campaña electoral en cada barrio, en cada pueblo, motivados por la renovación del "partido del cambio".