Coronavirus en positivo

Un antes y un después

Ilustración: Verónica Montón Alegre
Ilustración: Verónica Montón Alegre

A pocos se les escapa que esta Pandemia causada por el virus Covid-19 va a significar un antes y un después en la vida de los seres humanos de este viejo planeta que llamamos Tierra. O al menos eso espero.

Saldremos de esta. No les quepa la menor duda. Los seres vivos, por no referirme sólo a la especie humana, hemos superado desde hace millones de años todas las desgracias o catástrofes que han asolado su superficie. Unas naturales, como los terremotos, inundaciones, glaciaciones, plagas diversas, etc., que son inevitables. La naturaleza es así de imprevisible. Otras, en cambio, ha sido la propia especie humana la causante, como son las guerras o las destrucciones provocadas por la mano del hombre como ocurre con las deforestaciones masivas con la exclusiva finalidad del enriquecimiento.

Si, la especie humana ha sobrevivido a todas estas desgracias. Siempre se ha repuesto. Y también ahora se repondrá. Y hay que ser optimistas en que será más rápida que en ocasiones anteriores y con menos efectos colaterales si exceptuamos las personas que desgraciadamente han perdido o perderán la vida en esta Pandemia.

Aun así, la generación actual se debe considerar afortunada. El mundo actual no tiene nada que ver con el que ha sufrido catástrofes anteriores. Aunque aún existen enormes desigualdades, no sólo entre países, sino también entre individuos, bien cierto es que los medios de que dispone la sociedad actual son infinitamente mejores que los de hace escasos treinta años. En estos últimos treinta años la humanidad has progresado más que en los últimos milenios. ¿Se imaginan lo que habría pasado en China hace treinta años? El contagio habría afectado a millones de chinos y la mortandad podría haber sido incalculable. Afortunadamente la sociedad china ha evolucionado y actualmente cuenta con medios y tecnología que ha salvado la vida de miles y miles de personas que probablemente habrían fallecido irremediablemente en el pasado. Como ocurrió a principios del Siglo XX con la famosa gripe española que se cobró millones de muertos. Y quien dice China, dice el resto de los países que estamos sufriendo los efectos de la Pandemia.

Nos estamos quejando de las redes sociales y de los medios de comunicación. Incluso de los altos niveles de globalización, responsable en parte de la rapidez de extensión del Covid-19 por todo el mundo. Pero es gracias a esos medios de comunicación y de las redes sociales, y de los "dichosos telefonitos" que nos molestan a toda hora, que podemos seguir en tiempo real qué está ocurriendo, qué podemos hacer para protegernos del "bicho", comprender la necesidad de medidas tan drásticas como el aislamiento, etc. Bendito WhatsApp que nos permite hablar y ver a nuestros seres queridos, aunque estemos a miles de kilómetros de distancia.

En fin, no me quiero ni imaginar lo que estamos pasando en este momento tan grave y delicado si no estuviéramos conectados como lo estamos en la actualidad. Por ello pienso que somos afortunados no sólo por disponer de todos esos medios sino también por disponer de alimentos, energía, transporte y tecnología, la suficiente tecnología como para que nuestros científicos, en tiempo récord nos proporcionen un tratamiento eficaz y una vacuna que nos inmunice.

Debemos pues ser optimistas y pensar que la reconstrucción futura será más rápida y en mejores condiciones que en situaciones anteriores. Pero que nos sirva de lección. Nuestros líderes tendrán que pensar que hay que invertir en investigación y en sanidad pública. Y en profesionales sanitarios, bien formados como los que tenemos en España en cantidad y acordarnos de ellos siempre y no sólo en los momentos de crisis.

Soy médico y servidor público. Tan servidor público como todos los compañeros y compañeras de las fuerzas del orden, de los transportistas, trabajadores de supermercados, etc. Y mañana, al igual que todos ellos iré a mi trabajo, con los "congojos de corbata" como todos ellos porque es nuestro deber y nuestro compromiso pese a todos los riesgos. No os vamos a fallar, pero que los aplausos, aunque no sean físicos, perduren en el tiempo.

FIRMANTES DEL BLOG

  • Aurelio Duque Valencia. Médico de Familia y Comunitaria. Expresidente SoVaMFiC
  • Carmen Montón. Embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos. Ex Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social.
  • Rafael Sotoca. Médico de Familia y ex director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ex Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social
  • Isabel González.  Médico radiólogo. Ex Jefa de Servicio de Radiología. Ex Profesora Asociada de Radiología Universidad Miguel Hernández de Elche. Ex directora Gral. de La Alta Inspección de la C. Valenciana. Ex Gerente de los Departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Pere Herrera de Pablo. Especialista MFYC. Médico SAMU. Exdirector Servicio Emergencias Sanitarias CV
  • José Antonio López Cócera. Enfermero especialista en salud mental miembro de la comisión nacional de la especialidad
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y Jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ex responsable de la oficina autonómica de salud mental.
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y ex jefe de servicio de enfermedades infecciosas, emergentes e importadas. Ex Profesor Asociado del Departamento de Medicina de la Universidad de Valencia. Ex Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia
  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Exdiputada.
  • Ana BonedOmbuena. Técnico Superior de Salud Pública de la Consellería de Sanitat Valenciana. Máster en salud pública por la U. de Harvard y especialista en medicina familiar y comunitaria.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina. Especialista en MFYC y en Análisis Clínicos. Ex gerente del Departamento de salud de Alcoy.
  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.