Salud en positivo

Los ‘poyaque’

Ilustración: Verónica Montón Alegre.
Ilustración: Verónica Montón Alegre.

En el vocabulario coloquial del colectivo médico existe una palabra que aún no está recogida en el diccionario de la Real Academia de la Lengua: el poyaque. Ni creo que lo esté nunca. Se refiere al paciente que acude al médico para un asunto y después de la consulta pertinente, dice: "Doctor, poyaque estoy aquí le voy a contar otra cosa que me preocupa" Aunque también se refiere al acompañante de algún paciente que, una vez concluida la visita, le dice al médico: "Doctor, poyaque estoy aquí, ¿me podría echar una miradita?

Bien, una vez definido el vocablo, en estos tiempos también se está aplicando, y no poco, a la actual situación de confinamiento casero por el estado de alarma frente a la Pandemia del Covid-19. Es común en estos días difíciles decir: "Poyaque estoy encerrado voy a terminar…" esa tarea, a veces de bricolaje, que llevamos mucho tiempo aparcada por diversos motivos.

Me ha ocurrido: "Con lo manitas que tu eres podrías terminar lo del armarito" Y el manitas, el que suscribe, ni corto ni perezoso se afana en buscar todo el material que le va a hacer falta para tan titánica tarea (aunque en el fondo estaría más a gusto cara a la TV). Sierra de calar eléctrica, atornilladores varios, regla, lápiz, cinta americana, martillo, tornillos, clavos, y yo qué sé de herramientas diversas por si acaso.

Ya absolutamente pertrechado, y recordando tiempos pasados en que de forma compulsiva pasaba mucho de mi tiempo libre en estos menesteres, con las habilidades adquiridas de mi padre, típico obrero manitas de la postguerra, me pongo a la faena y hete aquí que con la madera medianamente inmovilizada y armado de la sierra de calar, de repente me viene un flash acompañado de pánico. Me imagino que salta la sierra y me rebano un dedo. Sudores fríos. Suelto el interruptor y paro la sierra de inmediato. Y me pregunto: "para qué tienes los gatos si no para inmovilizar la pieza". Salgo de inmediato a por los gatos y fijo la tabla a la mesa. Perfecto, completamente inmóvil. Pero cuando enciendo de nuevo la sierra, otro flash: "a qué me clavo alguna astilla en las manos" Corriendo a por los guantes de piel gruesa de obrero de la construcción. ¡Ahora sí! Pues no, porque con la sierra de nuevo en marcha la imagen de alguna viruta de madera o metálica que me salta a un ojo.  A por las gafas de seguridad que, por supuesto, también tengo.

En resumen: tuve miedo. Pese a tener medidas de seguridad a mi alcance iba a trabajar como lo he hecho siempre, con prisas y mal, pese a que en consulta he tenido que atender siempre accidentes de este tipo. La mayoría por no atender a las medidas de seguridad.

Es posible que a estas alturas del relato, alguien se pueda preguntar: ¿a cuento de qué viene esta historia? Pues muy sencillo. Viene a cuento de que poyaque estamos confinados para protegernos del Covid-19 y no sobrecargar los servicios sanitarios que están viviendo la peor situación ocurrida fuera de un escenario de guerra, sólo falta que por no atender a unas mínimas medidas de seguridad, tenga uno que acabar en un servicio de urgencias.

En resumen, la seguridad y la prevención ante todo. Ya dice el refranero, tan sabio él, que "más vale prevenir que curar" Hoy en día nadie se cuestiona el uso del cinturón de seguridad, del casco para cualquier actividad deportiva o en trabajos de riesgo, protecciones diversas en trabajos de riesgo, etc. Hagamos caso a las autoridades y, además de quedarnos en casa, ante cualquier actividad que hagamos en estos días que tenga el mínimo riesgo, tomemos todas las precauciones. Nuestros profesionales se lo merecen.

FIRMANTES DEL BLOG

  • José Antonio López Cócera. Enfermero especialista en salud mental miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra Ex responsable de la oficina autonómica de salud mental de la Comunitat Valenciana. Jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre.
  • Carmen Montón. Ex Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social. Embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ex Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social
  • Isabel González. Ex Jefa de Servicio de Radiología. Ex Profesora Asociada de Radiología Universidad Miguel Hernández de Elche. Exdirectora Gral. de La Alta Inspección de la C. Valenciana. Ex Gerente de los Departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Rafael Sotoca. Médico de Familia y exdirector general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Enrique Ortega. Ex Jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ex Profesor Asociado del Departamento de Medicina de la Universidad de Valencia. Ex Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia
  • Ana BonedOmbuena. Técnico Superior de Salud Pública de la Consellería de Sanitat Valenciana. Máster en salud pública por la U. de Harvard y especialista en medicina familiar y comunitaria.
  • Antonia García Valls. Exdiputada. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.
  • Pere Herrera de Pablo. Especialista MFYC. Médico SAMU. Exdirector Servicio Emergencias Sanitarias CV
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina. Especialista en MFYC y en Análisis Clínicos. Ex gerente del Departamento de salud de Alcoy.
  • Aurelio Duque Valencia. Médico de Familia y Comunitaria. Expresidente SoVaMFiC
  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar.
  • Juan Domene. Médico Inspector. Servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ex gerente del departamento de salud Arnau de VilanovaLliria.