Salud en positivo

Sexo, de hoy no pasa

Ilustración: Verónica Montón Alegre.
Ilustración: Verónica Montón Alegre.

Me levanto, no son ni las 8, hoy no tengo turno, pero total, que más me da, llevo una hora dando vueltas a la almohada. Siempre busco su lado frío para conciliar el sueño, a veces con éxito. De todas formas, de hoy no pasa.

Me levanto y ya está. La cabeza está llena de mensajes, que rebotan una y otra vez, pero que no se apagan. Me acuerdo de esos primeros videojuegos, como de tenis, de fondo negro y líneas blancas, en los que pasabas una bolita blanca al otro campo, y tras rebotar en alguna pared, tu contrincante, un segmento pequeño y blanco, la golpeaba, y te la volvía a lanzar. Perdía, el que no podía dar a la bola, y esta atravesaba el límite de su campo. En estos días, me parece que me trago todas las bolas blancas, alguna vez consigo rebotar alguna, sí, pero al cabo de un rato me vuelven, y se quedan ya conmigo.

Uff, vaya días, desde que apareció el covid-19, mi tendencia a tener pensamientos obsesivos se ha acentuado, me cuesta concentrarme, y fijar mi atención.

La atención. Es importante este tema ¿eh?  Si a nuestro lado se colocara un tigre hambriento, nos sería muy difícil concentrarnos en algo diferente que no fuera librarnos de él.  Y a eso voy, pero, de todas formas, de hoy no pasa.

Tengo suerte, vivo en un piso grande, que comparto con mi esposa, y mis dos hijos adolescentes. A estos dos últimos los veo poco últimamente, aunque respetan escrupulosamente las medidas de confinamiento. Si tenéis hijos adolescentes sabréis de lo que os hablo.

Y bueno, lo que os quería contar después de este rodeo es que mi libido, mi deseo sexual, se ha desplomado. Nos ha tocado vivir con un tigre hambriento, pero de tamaño microscópico. Y cuando mi pareja y yo nos ponemos a ello, en fin, que no me concentro. Es curioso eso de la atención.

Las relaciones sexuales en la época del covid, siguen siendo tan complejas y enriquecedoras como lo eran antes. Pero nuestra forma de acercarnos al sexo en muchos casos ha cambiado. Entre dos personas sanas, en un ambiente confinado, las relaciones sexuales pueden mantenerse, tanto como ellas mismas decidan y quieran. Pero en estos momentos podemos tener más problemas para empezar. Es normal, es una situación nueva y estresante para todo el mundo, también para nuestra pareja, y nuestra respuesta sexual se modifica. Sin embargo, creo que en esta situación extraña podemos seguir intentándolo, aunque al inicio nos cueste un poco más. Por una vez en mucho tiempo al menos tiempo tenemos. Quizá el primer paso es ponerse en movimiento, sin prefijarse unas metas, ya que de no cumplirse nos frustrarán y ahuyentarán más. En una sociedad heterosexual y coitocentrista como la nuestra, parece que los caminos, las metas volantes, y la línea de llegada están claros y prefijados, y eso en mi opinión es un error. El sexo, es tan diferente y maravilloso, como lo entienden cada uno de los siete mil millones de personas que habitamos este planeta. Sería bueno disfrutar del momento, del roce de la piel, de la calidez, del olor, y de las sensaciones, que van acercándonos a nuestra pareja sexual, y nos hacen compartir con ella, comunicación y placer, incluso afecto y amor.

Así que como os decía de hoy no pasa. He vuelto a la cama, ella aún duerme, apago su despertador, y me acerco. La abrazo, respiro muy cerca. Ella nota mi presencia, y se va desperezando, noto el calor de su piel, y el tigre, se aleja.

FIRMANTES DEL BLOG

  • Miguel Francisco Rodríguez Piñán. Médico de familia y Sexólogo promotor de la salud sexual.  Trabajando en educación sexual desde  ‘Otero Piñán’.
  • Rafael Sotoca. Médico de familia y activista sanitario. Fue director general de asistencia sanitaria de la Comunidad Valenciana.
  • Carmen Montón es embajadora observadora permanente ante la Organización de los Estados Americanos y ha sido Ministra de Sanidad, consumo y bienestar social y Consellera de Sanidad.
  • Ricardo Campos. Médico Oftalmólogo. Ha sido Secretario General del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y subsecretario autonómico de sanidad.
  • Begoña Frades García. Psiquiatra y jefa del área de salud mental del Hospital Pare Jofre. Ha sido coordinadora autonómica de salud mental.
  • José Antonio López Cócera es enfermero especialista en salud mental y miembro de la comisión nacional de la especialidad.
  • Isabel González. Médico radiólogo. Fue jefa de servicio y profesora asociada de radiología en la Universidad Miguel Hernández de Elche así como Directora Gral. de la Alta Inspección y gerente de los departamentos de salud de San Juan de Alicante y La Ribera (Alzira)
  • Enrique Ortega. Médico especialista en enfermedades infecciosas y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas, Emergentes e Importadas. Ha sido profesor asociado de de medicina de la Universidad de Valencia y Director Gerente del Departamento de Salud Hospital General de Valencia
  • Ana Boned Ombuena. Técnico Superior de Salud Pública de la Consellería de Sanitat Valenciana. Máster en salud pública por la U. de Harvard y especialista en medicina familiar y comunitaria.
  • Antonia García Valls. Asesora coordinadora en la Vicepresidencia Cuarta, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Ha sido diputada en el congreso de los diputados.
  • Pere Herrera de Pablo. Medico de familia y médico SAMU. Ha ejercido como director del Servicio Emergencias Sanitarias de la Comunitat Valenciana.
  • Roser Falip Barangué. Doctora en Medicina y especialista en medicina de familia y en análisis clínicos. Ha sido gerente del departamento de salud de Alcoy.
  • Aurelio Duque Valencia. Médico de Familia y Comunitaria y representante sindical. Ha sido presidente de la Sociedad Científica de Medicina Familiar en la Comunitat Valenciana.
  • Verónica Montón Alegre. Artista interdisciplinar. Ilustradora del Blog Coronavirus en positivo.
  • Juan Domene. Médico Inspector en el servicio de calidad asistencial y seguridad del paciente. Ha sido gerente del departamento de salud Arnau de VilanovaLliria.